Los antivacunas se han enfadado. Cristina Seguí ha destapado una protesta general entre estos adalides de la antisociedad hasta el punto de querer hacer un boicot a los locales que pidan el pasaporte covid para entrar. Sin embargo, puede tratarse del boicot más tonto que se recuerda.

El certificado Covid es uno de los documentos que ha tomado importancia en las últimas semanas por la aprobación por parte de los Tribunales Superiores de Justicia para que las diferentes comunidades autónomas puedan implantar la medida de pedirlo a la entrada de los locales de hostelería.

Son varias ya las regiones en las que se pide actualmente el pasaporte Covid para entrar a los bares, restaurantes, discotecas y demás locales de ocio, entre las que se encuentran Catalunya, Euskadi, Galicia, Aragón o Valencia, entre otras.

Covid

Este certificado Covid no se pide solamente en locales de hostelería u ocio nocturno, sino que también se aplica en algunas comunidades a eventos multitudinarios, como festivales, así como en las residencias de mayores o gimnasios.

Lucidez antivacunas

En la red social Twitter no han querido desaprovechar esta situación y las risas no han tardado en llegar, destacando que estos lúcidos personajes quieren boicotear sitios a los ya no podrían entrar al no disponer de certificado de vacunación. Un plan perfecto.

2 Comentarios

  1. Uau! Que un medio que se llame contrainformación se mofe como el resto de medios main stream acuñando hast sus mismos términos, sublime

    Creo que hay que discernir entre:

    Negacionistas: gente que niega la existencia de algo, en este caso el covid.
    Antivacunas: Gente que está en contra de las vacunas.
    Y gente que directamente se niega a someterse a las ocurrencias de los diferentes gobiernos.

    Vamos a ver, que la gente llame a un boicot más o menos acertado, bueno allá ellxs.

    Pero lo que es innegable, es que algo que no está obligado por la ley, finalmente y de facto se está convirtiendo en obligatorio. Además de la persecución social que se está ejerciendo para la gente que no se vacuna.

    Eso es lo que da miedo, creo que hemos perdido el enfoque objetivo de las cosas gracias al miedo y al exceso de información contradictoria.

    Ahora señalamos a la gente que no se vacuna como si fueran portadores de la muerte, como si vacunarse fuera la panacea.
    Y hay que recordar que la vacuna es experimental, todas y cada una de ellas, no sabemos a largo plazo que puede ocurrir. ¿La gente ya no recuerda aquí en España lo que ocurrió con la talidomida?

    ¿Os acordáis de cuando alguien estaba infectado de VIH? Mucha gente temía acercarse si quiera a ellxs por si se contagiaban.

    En fin, son muchas cosas las que rodean al virus del COVID, sólo hay que ser prudentes y no sólo con el virus, sino con lxs que nos rodean.

  2. Os reis de la discriminación gratuita establecida por los políticos ignorantes y malvados contra una gente que ha tomado la decisión LEGAL de no vacunarse contra el covid. Parecéis el guardia nazi que se ríe del judío en el campo de concentración. No tenéis vergüenza ni corazón.

DEJA UNA RESPUESTA