Carlos Ortiz de Zárate

Tras la publicación de las acusaciones de Corina, el emérito celebró su 18 de Julio y ha estado en los toros de las fiestas de Donostia. También la Casa Real se cuelga la medalla del incremento en la venta de armas. Pedro Sánchez no hace nada para fiscalizar o para impedir las matanzas para las que se han hecho las compras. Tampoco el presidente ha logrado negociar el techo de gasto con quienes apoyaron la moción de censura. Las últimas encuestas ven subida de votos de PP y PSOE. ¿Por qué? Porque lo dice “El País”.

Basta con dos artículos de este jueves para comprender las “sólidas razones” que nos dejamos inyectar:

La izquierda española sale en defensa de la presencia del Rey en el homenaje a las víctimas en Barcelona”.

Foto que ilustra el artículo de El País

Ya la foto que usa el artículo es una auténtica provocación; desde luego  no parece la adecuada para recordar a las víctimas y el represaliado teniente Segura argumenta muy bien: “Felipe VI, el arte de llorar a las víctimas y municionar a los asesinos”.

Y El País lo presenta así, en boca de Llamazares:

“Soy republicano convencido, pero no de ocasión ni solo instrumental ni local, ni tan siquiera de mi casa. Por eso acato la Constitución y respeto a las instituciones, y también por eso pretendo obtener la mayoría necesaria para reformarla. El Rey tiene la misma legitimidad que el presidente de la Generalitat para estar en el acto de conmemoración de las víctimas de los atentados de Barcelona”.

El País es un medio influyente en las encuestas;  lo confirma El Diario.es: “Casado detiene la sangría del PP y Pedro Sánchez refuerza su liderazgo”.

El discurso del País está vendiendo el proyecto de techo de gasto del gobierno; “El Gobierno negociará con Podemos subidas de impuestos a empresas, banca y tecnológicas. El artículo, como en el caso anteriormente citado, sale adelante con la proclamación del “dogma” por un gobierno que tacha de dogmáticos a izquierda y derecha,  y chantajea:

“Tan dogmático es pedir que España no aproveche el margen de déficit como sostienen los conservadores como condicionar el voto a presentar una propuesta que no cumpla con los compromisos europeos. Los dos caminos llevan al mismo sitio: 5.000 millones menos para educación, sanidad, dependencia y pensiones”

Deja un comentario