LLEIDA, 9 (EUROPA PRESS)

Un policía investigado por presuntamente dar una patada a un vecino de Lleida que sufrió una parada cardiaca durante el referéndum del 1-O en 2017 ha declarado este miércoles ante el juzgado de instrucción que no agredió «a nadie», pese a que el herido le reconoció.

Anna Llauradó, letrada de la familia de la víctima, Enric Sirvent, ha explicado que el policía se ha acogido a su derecho a no responder a las preguntas de la acusación y ha precisado que la Fiscalía no ha formulado ninguna pregunta y que tampoco lo ha hecho la Abogacía del Estado.

Enric Sirvent, que falleció el pasado mes de abril víctima del Covid-19, reconoció al agente el 20 febrero de 2019 en los juzgados de Lleida, a los que llegó acompañado de unas 50 personas, la mayoría miembros Comités de Defensa de la República (CDR).

El abogado Jaume Alonso-Cuevillas, que se personó como acusación particular y lleva el caso junto a Anna Llauradó, afirmó entonces, tras la declaración, que Sirvent había reconocido «al agente que le pegó la patada y al que ayudó al que le pegó».

Let’s block ads! (Why?)