Una turista británica alojada en el hotel Paradise Park de Tenerife ha sido detenida por bañarse en la piscina del hotel saltándose las restricciones impuestas por el gobierno en el estado de alarma decretado por el coronavirus.

La mujer nada en la piscina tranquilamente mientras dos empleados del complejo y dos agentes de policía intentan convencerla para salir.

Ante su negativa, uno de los agentes se quita la ropa y se lanza a la piscina para sacar a la mujer, lo que provoca los vítores del resto de turistas alojados en el hotel. Una vez fuera es reducida por ambos agentes.

El vídeo se ha vuelto viral en Reino Unido, donde denuncian una «lamentable y muy desproporcionada» actuación policial. La indignación generada se entiende teniendo en cuenta que allí el nivel de restricciones es menor, pero en España el estado de alerta prohíbe cualquier tipo de ocio.

Según ha podido saber El Periódico la turista, una vez fuera del complejo, mantuvo una actitud agresiva e incluso escupió a uno de los agentes, por lo que fue trasladada a comisaría.

La mujer se enfrenta a una sanción de entre 601 y 30.000 euros por una infracción grave tras desobedecer las órdenes de la Policía y resistirse a la autoridad.

Desde el sábado 14 de marzo, día en el que se implementó el estado de alarma como medida excepcional para la contención de la pandemia por la enfermedad de coronavirus Covid-19, han tenido lugar varias detenciones de este tipo en España por no respetar las restricciones del estado de alarma.

DEJA UNA RESPUESTA