El pasado 4 de febrero, la comisión diocesana del Obispado de Girona empezó a trabajar en la investigación sobre los presuntos abusos sexuales que habría cometido durante tres décadas Tomàs Pons, quien fue 33 años párroco de Vilobí d’Onyar y 29 del colegio Bell-lloc de Girona, de alumnado masculino. 

Los miembros de esta comisión recogieron el testimonio de algunas de las víctimas de la escuela Bell-lloc (Girona) y del párroco denunciado, así como de personas relacionadas con los hechos. Tras finalizar su investigación, el Obispado envió la documentación a la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede que es la que ha ordenado aplicar medidas contra el párroco.

Además de no poder ejercer su ministerio, este párroco de 91 años, no podrá mantener ninguna relación con menores y tampoco visitar las poblaciones donde ha ejercido. Sin embargo, llama la atención que no tenga que rendir cuentas ante la justicia, ya que al presentar el obispado una copia a la Fiscalía de Girona, esta «respondió archivando las diligencias por prescripción». Una pregunta queda en el aire, ¿por qué no se investigó antes esto?

Tras recoger la denuncia, el Vaticano ha apartado del sacerdocio a Pons y resolvió imponer al cura «la prohibición total del ejercicio público del ministerio, de administrar el sacramento de la penitencia, de mantener cualquier tipo de contacto con menores, y de visitar las poblaciones donde ha ejercido su ministerio». Además, tendrá la obligación de residir «donde determine el obispo diocesano» y de llevar una vida de penitencia y oración y de pedir perdón a las víctimas». Unas medidas que, en este nuestro mundo terrenal, no tienen peso alguno y el párroco queda impune.

El obispo de Girona ha comunicado «personalmente» al capellán estas medidas y ha dispuesto que se haga un «seguimiento de su ejecución y cumplimiento», además de informar a las víctimas. Asimismo, ha renovado su «condena de cualquier tipo de abuso, en línea con el pensamiento y la praxis del papa Francisco», según afirma el comunicado.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario