A través de redes sociales se ha difundido un ‘sketch’ de 1989 en el que un padre acude cabreado a un centro educativo para exponer una queja al director por el hecho de que a su hijo se le haya enseñado en clase de biología que «las relaciones sexuales pueden provocar un embarazo». «Desearía una explicación si no es mucha molestia», protesta.

El profesor, estupefacto, señala que «intentamos educar a su hijo» y le pregunta: «¿Qué prefiere que le enseñemos?». El familiar responde firme: «Valores, respeto, decencia, normas. Para eso están ustedes, no para envenenar a mi hijo».

El corte podría representar las políticas de Abascal o Ayuso al respecto, cuando afirman que «existe adoctrinamiento en los libros de texto» escolares.

El vídeo ha recibido una oleada de reacciones. Muchos usuarios de Twitter no han podido evitar establecer coincidencias entre la cómica escena y la actual «triste realidad».

Ayuso y la censura

Cabe recordar que Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, anunció ante los medios de comunicación su intención de revisar los nuevos libros de texto para el próximo curso escolar 2022-2023.

«Nosotros desde luego vamos a realizar una revisión pormenorizada y urgente de todos los libros de texto en la Comunidad de Madrid, una orden que vamos a dar a nuestra inspección educativa y vamos a solicitar la retirada de todos aquellos libros de aquellos textos que contengan material sectario».

Así ha anunciaba Ayuso, desde Jerez de la Frontera, que el Servicio de Inspección Educativa autonómico implementará un plan especial para impedir «el adoctrinamiento» en las clases madrileñas.

De este modo, aseguró que el Gobierno regional llevará a cabo una revisión «pormenorizada y urgente» de los libros de texto.

«Pretenden cambiar el mundo de Sofía por el mundo de Sánchez a través de la educación», señalaba al Ejecutivo. «Vamos a trabajar para acabar con el entrenamiento que pretende el Ministerio de Educación hacia todos los niños, especialmente como hemos visto en estos días, con los libros de texto».

Ayuso aseveró que «los libros de texto deben adaptarse al rigor científico, ser adecuados a las edades de los alumnos y al currículo»

A través de un comunicado, el Gobierno madrileño puntualizaba que la inspección de los materiales curriculares compete a las administraciones educativas, y «y la Administración debe velar por el respeto a los principios y valores contenidos en la Constitución y lo dispuesto en la ley».

Al respecto, el periodista Antonio Maestre anunciaba que «Madrid ya es Hungría Ayuso acaba de anunciar que instaurará la censura administrativa y retirará los libros de texto que contengan material que ella considera ‘sectario’. Esto es tremendo. Tremendo».

DEJA UNA RESPUESTA