Borrador automático

La investigación llevada a cabo a Podemos por la policía política creada por el Partido Partido durante el mandato de Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior, tuvo la mano y firma de uno de los hombres de confianza del exdirector general de la Policía, Eugenio Pino.

Eugenio Pino

Según una información sacada a la luz por La Vanguardia, Bonifacio Díez Sevillano, inspector jefe, fue la persona que tomó declaración a diversas fuentes para lograr información que acreditara que Podemos estaba financiado por el narcotráfico y el chavismo. No logró la información que quería utilizar contra la formación morada y todo quedó en papel mojado.

Aún así, todos estos datos recopilados y manipulados fueron entregados a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que rechazó abrir cualquier investigación por falta de credibilidad de la información así como por falta de competencia. El Tribunal Supremo también lo rechazó.

Entre los documentos que había creado Díez Sevillano aparecía una fecha en la que se iba a efectuar “una entrega de unos 500.000 euros para Podemos, siendo encargado de realizar tal asignación el director de la Corporación Venezolana de Guayana en Madrid, del cual actualmente se desconoce cualquier dato”. La supuesta fuente de Díez Sevillano también daba información sobre las relaciones de Íñigo Errejón con miembros del régimen venezolano.

Se trata del mismo modus operandi que desde el equipo de Pino se utilizó en otros asuntos como la operación Catalunya. Este mecanismo era primero utilizar a personas de su confianza para obtener información de manera subrepticia para después instrumentalizar la unidad de delincuencia económica y fiscal (UDEF), en aquella época dirigida también por personas de su confianza, para intentar blanquear la información y judicializarla.

Fuentes próximas a todas aquellas investigaciones sostienen que todo aquello no pudo hacerse sin el beneplácito del Ministerio del Interior y mantienen que el entonces director general de la Policía, Ignacio Cosidó.

La lista de espionajes y actuaciones que rozaban lo mafioso de Díez Sevillano es impresionante: estuvo imputado por el famoso pen drive de los Pujol en el marco de la operación Catalunya, está investigado en la operación Kitchen sobre el robo de documentos al extesorero del PP Luis Bárcenas y salió salpicado en las pesquisas policiales del caso del pequeño Nicolás. Además, está vinculado a las cloacas del Estado, con nexos con el comisario Villarejo.

 


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario