Joaquín García Martín
Presidente de la Asociación Víctimas del Paro


Me hacen este comentario en la pagina de Facebook de la Asociación Víctimas del Paro:

Por desgracia, la gente no está del todo con los parados, ayer una mujer me comento que conoce un parado que su mujer trabaja y el hace chapuzas y que él acaba de estrenar un Mercedes. Yo no se cuantos casos de esos habrá pero creo que serán pocos, pera la gente se piensa que somos unos vagos y que no trabajamos porque no queremos“.

Puedo asegurar que hay bastantes personas y políticos (sí, también son “personas”) que piensan así.

El 99 % de las personas desempleadas quieren trabajar o hacer algo útil. Es cierto que quizás haya un 1% que “pasa” de buscar trabajo porque por sus circunstancias personales no necesita trabajar para vivir porque cobra un subsidio, o tiene la suerte de poder vivir del sueldo o pensiones de sus padres, o del sueldo de su pareja, o incluso porque trabaja en la economía sumergida…

Lo malo es que bastantes personas piensan que es un porcentaje superior al 1 % los que no quieren trabajar y lo ponen de excusa y como justificación para no ayudar a los mas necesitados. O sea, que “pagan justos por pecadores”.

Sí, es cierto que algunas personas y algunos partidos políticos, no aceptan y no les parece bien que se dé un subsidio por estar en casa, sin hacer nada, meses y meses.

Lo sorprendente es que esos partidos tampoco son capaces de darles a las personas desempleadas trabajo o actividad de forma que no se les explote ni se destruya empleo, prefieren dejarlos a su suerte y que cada uno se busque la vida como pueda.

Por eso apuesto por crear una Prestación de Ingresos Mínimos vinculada a un Plan de Empleo y Actividad Estatal.

Con ese Plan de Empleo, esas personas tan preocupadas y críticas con la presunta “vagancia” verían con sus propios ojos como los desempleados hacen algo útil para ellos o para la sociedad, a cambio de esa prestación o subsidio.

A la persona desempleada le darán la Prestación de Ingresos Mínimos y tendrá un orientador personal que se encargaría de ofrecerle trabajos y actividades. Tal vez hasta podrá elegir entre varios trabajos o actividades. Lo que no podrá es rechazar una oferta, salvo causa justificada, pues quedaría excluido del Plan y de la Prestación.

Si se quiere, se puede hacer que ninguna persona desempleada esté más de 30 días sin hacer “algo” aunque sólo fuese una hora al mes (otros meses haría 160 horas o 80 o el máximo que se aprobase en el Plan de Empleo).

Estoy convencido que ese 1% que no necesita, o no quiere trabajar, ni se apuntaría a este Plan.

Y reducir la economía sumergida sería muy fácil: Cuando todos cobren la Prestación de Ingresos Mínimos, la persona que se detecte que la ha solicitado para hacer un fraude, o quien mientras la percibe trabaja en la economía sumergida, o el empresario que contrate sin asegurar a una de estas personas desempleadas… que caiga todo el peso de la ley sobre ellos (incluso hasta con penas de cárcel) por cometer un delito de fraude que perjudica a todos.

Posiblemente seguirá habiendo quien se arriesgue a hacer ese tipo de fraudes pero estoy convencido que cuando vieran que la justicia actúa se lo pensarán dos veces.

Para acabar pregunto ¿A quien no le puede gustar este Plan de Empleo y Actividad que sería tan positivo para las personas desempleadas y para el resto de la sociedad que se vería beneficiada, en muchos aspectos, de los trabajos y actividades realizados?.

Deja un comentario