Elevan la denuncia tras intentar juzgar a Billy el Niño en España y no lograrlo. Los crímenes de lesa humanidad como los denunciados, ni prescriben, ni pueden ser amnistiados.

La Asociación Comuna Presxs y Represaliados de la dictadura franquista comenzó a denunciar hace dos años a conocidos torturadores del franquismo, aún vivos, ante los tribunales del Estado español. De los más de 35 casos documentados y denunciados, solo uno fue admitido a trámite, para ser cerrado inmediatamente por un juez sustituto. Ha ocurrido lo mismo con las querellas municipales: en las únicas dos admitidas a trámite, se ha sustituido a los jueces que habían «osado» hacerlo.

A este bloqueo no es ajena la Circular de la Fiscalía del Estado que hace un par de años fue enviada a todos los juzgados, instruyéndoles a rechazar querellas por crímenes del franquismo, con argumentos que han sido rebatidos repetidamente por los organismos internacionales de derechos humanos: los crímenes de lesa humanidad como los denunciados, ni prescriben, ni pueden ser amnistiados.

La asociación indica que va a «seguir reclamando justicia ante los tribunales españoles, incluyendo el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, y tras ser rechazados por éste (como ya ha sucedido en 5 casos), vamos a elevar nuestra reclamación a los tribunales internacionales: En concreto, ante los Comités de Naciones Unidas de Derechos Humanos, Contra la Tortura, y Para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), así como ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de la Unión Europea».

Ello obligará a querellantes, abogados y abogadas a trasladarse hasta las sedes de dichos tribunales (Ginebra, Estrasburgo y Nueva York). Sufragar los gastos aparejados a estas comparecencias es la razón de esta campaña de recaudación de fondos.

Descripción del proyecto. Características, fortalezas y diferenciales.

  • Conseguir que los crímenes del franquismo sean juzgados
  • Conseguir que se juzgue un delito de lesa humanidad sucedido en nuestro país debería ser tan básico como respirar. Sin embargo, tras pasar por todos los tribunales internos, tenemos que tratar de conseguir que, al menos en un tribunal internacional, podamos tener acceso a la Justicia. Es este uno de los derechos que se nos están vulnerando desde hacer años en los tribunales estatales. Gran parte de la normativa internacional ya define claramente lo que es un delito de lesa humanidad, que los mismos no prescriben y que no son aplicables las llamadas «Leyes de Punto Final» como se puede considerar a nuestra Ley de Amnistía de 1977, que perdona todos los delitos del franquismo «en pro del avance democrático».

Objetivos específicos:

  • Permitir el acceso a la justicia de las víctimas (o de sus familiares) que sufrieron tortura por la policía política de la dictadura
  • Llevar a los torturadores del tardo-franquismo ante la justicia.
  • Desvelar ante la sociedad las prácticas criminales de la dictadura

«El simple hecho de que sean llevados ante un juez nos ha sido negado. Por lo tanto, se considera como un paso esencial para el proceso de justicia y de verdad», indican desde la asociación. «Entendemos que los tribunales internacionales no tienen el peso
Por eso, consideramos que es factible que los delitos de tortura sean juzgados por estos tribunales internacionales. Porque no podemos rendirnos».

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario