El recurso interpuesto por el Partido Animalista para impugnar el Reglamento de Caza de Castilla y León ha llevado al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha emitir un auto sin precedentes en el que paraliza cautelarmente cualquier actividad cinegética hasta nueva orden.

“Este es un ensayo general de lo que será vivir en un país sin caza. Los cazadores tendrán que colgar sus escopetas, lo que supondrá un enorme respiro para los animales y para la personas que disfrutan del campo de manera pacífica, sin la amenaza de las balas”, explica la presidenta del Partido Animalista, Silvia Barquero.

Para PACMA la decisión judicial, sin precedentes hasta el momento, supone un varapalo para quienes han hecho bandera del apoyo a una actividad violenta como la caza para ganar votos. En un escenario político crispado, en el que han renacido las ideologías políticas que pretenden perpetuar la violencia hacia los demás, también hacia los animales, PACMA gana una importante batalla.

El programa político del Partido Animalista es, de hecho, el que más difiere con la ultraderecha. Mientras que es totalmente opuesto en medidas de justicia social y medio ambiente, también lo es en protección animal, “algo en lo que hasta la izquierda y la derecha más rancia se dan la mano”. “Si conseguimos estos éxitos desde fuera de las instituciones, imaginad lo que lograremos cuando estemos dentro”, subraya.

El resultado de las acciones políticas contra la caza en Castilla y León podría suponer un precedente. En estos momentos, el departamento jurídico del Partido Animalista estudia la posibilidad de repetir esta acción en otras comunidades. “Mientras la medida cautelar siga en marcha Castilla y León se va a parecer mucho a lo que buscamos y reivindicamos desde nuestro partido. Aunque seguiremos reivindicando la puesta en marcha de la Ley General de Bienestar y Protección Animal que presentamos al Congreso y que pondría fin definitivo a la caza en todo el país, pensamos que lo que ha ocurrido en Castilla y León podría tener su réplica en otros lugares. Seguiremos plantando cara a la violencia en el campo”, concluye la presidenta de PACMA.