Luz Belinda Rodríguez, diputada de Vox en el Parlamento de Andalucía que encabezó la lista autonómica en diciembre de 2018, abandonará la disciplina de la formación de extrema derecha tras denunciar a sus compañeros de grupo parlamentario por un supuesto acoso laboral.

«No me dejan trabajar, me han silenciado y no aguanto más», ha declarado la diputada almeriense Rodríguez, que ha indicado que saltará al grupo de no adscritos de la Cámara autonómica y aguantar el escaño.

Rodríguez ha denunciado a sus compañeros de grupo parlamentaro por lo que considera mobbing ya que, según ha relatado a este medio, se le ha negado la posibilidad de presentar iniciativas parlamentarias e incluso en las reuniones se le habría hecho callar.

«Almería no está representada, me han llegado a decir que me calle en las reuniones y no puedo defender a mi gente, a la que nos votó, cada vez me representa menos Vox y los compañeros están muy quemados con esta dictadura», ha declarado.

La diputada incluso ha relatado que fue apartada de las negociaciones presupuestarias con el Partido Popular y Ciudadanos: «Me echaron fuera, sólo hombres, las mujeres somos un cero a la izquierda y parece que sólo servimos para hablar de la igualdad», lamentó, después tachó de «dictadura» la forma de actuar de la formación y la falta de medidas por parte de la dirección nacional del partido ultra.

«También me han enviado a los hombres de negro de Madrid para pedirme que entregue el acta, pero no voy a dar ni un paso atrás», ha reiterado. Alejandro Hernández, portavoz de la formación, ha asegurado hoy en declaraciones a Canal Sur que su hasta hoy compañera de filas «no aportaba grandes cosas ni en términos cualitativos ni en términos humanos». «No va a ser una pérdida muy sonada», ha remarcado.