Según afirman las organizaciones Amnistía Internacional, Greenpeace, Oxfam Internacional, FundiPau y Save the Children, España ingresa 20 euros por segundo por la venta de armas a la coalición saudí que bombardea Yemen, un conflicto que en cuatro años se ha cobrado la vida de más de 60.000 personas, una cada 25 minutos, convirtiéndose «en la mayor catástrofe humanitaria actual creada por el ser humano».

«España no puede ser cómplice de los crímenes de guerra que se están cometiendo en Yemen», ha insistido el portavoz de la alianza de ONG, quien ha aseverado que «cualquier medida que pretenda aliviar el conflicto debe pasar por detener la venta de armas para detener la guerra».

Debido a ello, tal y como desvela eldiario.es, llama la atención que los cazas saudíes que bombardean Yemen desde 2015 llevan un motor producido en parte por una empresa española, ITP Aero, presidida por un  exministro, un cargo público que debería ser ejemplo al haber representado a los españoles y españolas en el Gobierno: Josep Piqué.

Además, esta relación comercial está autorizada por el Gobierno aunque podría vulnerar la legislación europea y española sobre exportaciones de material bélico, que prohíbe a los Estados autorizar el envío de armamento a países inmersos en guerras o que vulneran los derechos humanos. La legislación española (ley 53/2007) establece que se deben denegar las licencias de exportación cuando los materiales «puedan ser empleados en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional» o «en situaciones de violación de derechos humanos».

Las relaciones comerciales de ITP Aero con esta dictadura se alargaron hasta como mínimo 2017, dos años después de que Arabia Saudí y los Emiratos Árabes empezaran la guerra en Yemen contra los rebeldes hutíes apoyados por Irán. Existen indicios, sin embargo, de que la relación podría mantenerse hasta 2019, según la investigación de eldiario.es.

La compañía presidida por Piqué resulta vital para la producción del Eurofighter Typhoon. Según una filtración de documentos de la agencia de inteligencia francesa DRM, Arabia Saudí ha llegado a realizar unas 120 salidas diarias con este avión hacia objetivos yemeníes desde tres bases distintas repartidas por el país.

Según la documentación de ITP Aero, la relación comercial con la dictadura saudí se alargó como mínimo hasta 2017, año en el que se entregaron los últimos Eurofighter a este país. Sin embargo, en otro informe de la empresa publicado en 2019 sobre los resultados no financieros del año anterior, el régimen de Riad sigue apareciendo en una infografía como uno de sus clientes internacionales del motor EJ200. Piqué fue elegido presidente del consejo de administración a finales de 2017.