Pilar Villacorta, cabo primero, junto a dos compañeras de la Guardia Civil, fueron obligadas por el coronel jefe de la Comandancia de Cantabria a usar chalecos antibalas no adaptados a la complexión femenina.

Pilar Villacorta posa con otros miembros de la JDN de AUGC ante las puertas de la Dirección General antes de declarar por los expedientes abiertos contra ellos en 2015. AUGC

La reacción de la cabo fue expresiva: “¿Cómo se sentiría con un tanga?”, indicó entonces Villacorta al coronel jefe, lo que supuso la apertura de un expediente en el que se solicitaba una sanción de tres meses sin empleo y sueldo, que finalmente ha quedado reducida a un mes de multa.

La Asociación Unificada de los Guardias Civiles (AUGC) ha emitido en un comunicado que “no son sino un ejemplo más de los numerosos representantes de AUGC que son sancionados por ejercer el legítimo derecho de asociación profesional, para defender y velar por los derechos de los guardias civiles“.

La AUGC denuncia que el Director General “se ha encontrado con una situación heredada, con hechos transcurridos algunos hace varios años, y allá donde sus antecesores han evitado imponer las mencionadas sanciones, el actual las ha firmado, en cuanto la cúpula del Cuerpo se los ha puesto sobre la mesa“.

Esta situación no puede ser resuelta de otra manera que no sea con la llegada de una segunda generación de derechos para que cambie la manera de entender las relaciones laborales entre los altos mandos“, sentenció la Asociación.

Deja un comentario