La moción de censura de partido de extrema derecha Vox al Gobierno de Pedro Sánchez ha vivido en la tarde del miércoles un momento vergonzoso para nuestra democracia. Santiago Abascal, líder del partido ultra, ha usado su turno de réplica a Bildu para leer los nombres de los más de 800 asesinados por la banda terrorista ETA.

Señalaba que de esos “casi 1.000 crímenes, hay más de 300 que están sin resolver” y ha comentado que quizá “los ejecutores de aquellos crímenes -los chivatos- que decían a quien matar en cada pueblo están hoy libres y quizá estén sentados en esta tribuna, votando con este Gobierno”.

“Nunca lo sabremos a ciencia cierta porque aquí se ha garantizado la impunidad”, ha subrayado Abascal, que ha reprochado que se acuda al Parlamento a hablar “de la memoria histórica de hace un siglo pero no de la memoria histórica reciente”.

María Jaúregi, la hija de Juan Mari Jáuregui, ex gobernador civil de Guipúzcoa del PSOE asesinado por ETA en 2000, ha cargado contra el líder de Vox, Santiago Abascal, por haber citado a su padre cuando ha leído los nombres que las personas asesinadas con la banda terrorista durante el debate de su moción de censura contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

«Es una falta de respeto a la memoria de mi aita que utilices su nombre», ha comentado Jáuregui minutos después de que Abascal dedicara su réplica a la portavoz de Bildu.

«No sé si sabrás que mi aita luchó contra el franquismo y era un firme defensor del diálogo y la democracia. No voy a permitir que manches su nombre. Basta ya de utilizar a las víctimas», replicó María.