Según estimaciones de un estudio holandés publicado este jueves en la revista médica británica The Lancet, uno de cada ocho pacientes adultos infectados con covid-19 desarrolla síntomas persistentes de la enfermedad.

Los investigadores, de la Universidad de Groningen, compararon la frecuencia de síntomas nuevos o graves en una población no infectada con aquellos ya diagnosticados con COVID-19, lo que permitió una estimación más confiable de la morbilidad a largo plazo que en estudios anteriores.

Entre los adultos que se infectaron con COVID-19, el 21,4 % experimentó al menos un síntoma nuevo o grave de tres a cinco meses después de la infección; la investigación muestra que uno de cada ocho pacientes presenta síntomas a largo plazo.

Una necesidad urgente de datos

Según Judith Rosmalen, de la Universidad de Groningen, autora principal del estudio, “existe una necesidad urgente de datos que informen la escala y el alcance de los síntomas a largo plazo experimentados por algunos pacientes después de la enfermedad de covid-19″.

“Nuestro enfoque de estudio analiza los síntomas que se asocian con mayor frecuencia con la covid prolongada, incluidos los problemas respiratorios, la fatiga y la pérdida del gusto y/u olfato, tanto antes de un diagnóstico de covid-19 como en personas que no han sido diagnosticadas”, agregó.

Síntomas

El estudio también analizó los síntomas de las personas antes y después de la infección por SARS-CoV-2, identificando los principales síntomas de la covid prolongada: dolor en el pecho, dificultad para respirar, dolor al respirar, dolores musculares, pérdida del gusto y del olfato, hormigueo en las extremidades, nudo en la garganta, sensación de calor y frío, pesadez en las manos y/o pies y fatiga general.

El estudio proporciona una de las primeras comparaciones de síntomas a largo plazo después de la infección por SARS-CoV-2 con síntomas en una población no infectada, además de medir los síntomas en personas antes y después de COVID-19.

DEJA UNA RESPUESTA