A través de Twitter una madre ha denunciado los ataques homófobos que sufre su hija en un colegio público de Madrid: «En mi familia se ha convertido ya en sinónimo de angustia», ha asegurado.

Los hechos, afirma, comenzaron el curso pasado cuando la hija «empezó a quejarse de que en clase se hacían comentarios homófobos».

Ante ello la familia tomó la decisión de hablar con la tutora, quien dijo que estaría atenta a lo acontecido, «con eso nos conformamos, la verdad. Sabemos que no puede estar a todo», afirma la madre.

El problema ocurre cuando «este curso, cambio de tutor», mientras «los comentarios homófobos arrecian».

Ella con buena voluntad trató de que su hija fuera dialogante: «Yo, tonta de mí, le digo que seguramente están de broma y que si le explica a sus compañeros que ese tipo de comentarios le molestan seguro que paran. Así que la siguiente vez, eso hace. Los compañeros se ríen de ella. El profesor la regaña por meterse en las conversaciones de los demás».

En ese momento, dice, que «los compañeros se vienen arriba con los comentarios, claro» y decide volver a quejarse al profesor y este presuntamente le habría dicho que el problema es que su hija «se mete donde no la llaman».

La madre, pese al comentario del profesor explica que le dijo que «vale, pero que haga algo con los comentarios homófobos».

Ante ello el profesor se habría negado ante las explicaciones de que «enseña que hay que respetar a todo el mundo y por qué va a tener que hablar en concreto de respetar a los gays».

Ante la insistencia de la familia el profesor continúa negando la mayor e incluso le habría espetado a la madre que «la niña tiene que aprender a respetar las opiniones de los demás, aunque no le gusten».

La madre en este caso tiene muy claro que no son opiniones ya que la niña le ha explicado que en clase le dicen cosas como que «los gays hacen cosas turbias y están detrás de la pandemia».

La situación alcanzó un límite cuando el jueves pasado «en el comedor, se echó a llorar y dijo que quería morirse. Nuevamente nos enteramos por otros niños, el colegio no nos informa de nada. Nadie ha visto nada», continúa explicando la madre.

«No quiere ir al colegio. Tiene miedo de su tutor. No de los niños, que dicen niñerías por hacer la gracia, sino del tutor que lo permite y lo válida mientras a ella la machaca sistemáticamente por ‘no respetar’», sentencia.

DEJA UNA RESPUESTA