Una maestra de 33 años de Jacksonville en Florida, Whitney Reddick, ha escrito su propio obituario como protesta por la decisión del Gobierno estatal de reabrir los centros educativos a mediados de otoño, a pesar de que la pandemia de coronavirus está afectando gravemente al país.

El texto publicado por la maestra en Facebook comienza así: “Con profunda tristeza, anuncio el fallecimiento de Whitney Leigh Reddick, una maestra cariñosa y devota, madre, hija, esposa, tía y amiga de todas las personas cuyas vidas tocó. El 7 de agosto de 2020, nos dejó. Sola, en aislamiento y conectada a un respirador en un hospital del condado de Duval en Jacksonville, Florida».

En el obituario, Reddick se describe además como una persona que luchó con vigor por las cosas en las que creía. «Se enfrentó a la injusticia, abrazó a quienes diferían de ella y, realmente, escuchaba cuando se le hablaba». «Whitney nunca optó por el camino fácil, era asertiva, de voluntad fuerte y mandona, amaba esa palabra porque, para ella, significaba liderazgo femenino», señala el texto.

Y finaliza recalcando que por desgracia «sucumbió a la ignorancia de los que estaban en el poder», ya que se vio obligada a volver al trabajo, y aunque «hizo todo lo posible para manejar todos los roles que se le asignaron; educadora, guardia de seguridad de Covid, escudo humano, bombero, trabajadora social, enfermera y cuidadora, la carga de trabajo la debilitó y el virus se apoderó de ella».

Reddick explicó en una entrevista telefónica con NBC News que decidió escribir el obituario después de leer historias de maestros que murieron tras contraer el virus y que con él pretende llamar la atención sobre la preocupación de muchos maestros por la vuelta a las aulas en medio de la pandemia y concienciar sobre el peligro de esta decisión.

Asimismo, ha confirmado que decidió volver a clase porque «por mucho que me sienta fuertemente arraigada a la postura que he adoptado, si los estudiantes regresan a un entorno cara a cara, estaré allí para asegurarme de que tengan la mejor educación posible en el entorno más seguro que puedo proporcionar». 

En julio, la Asociación de Educación de Florida demandó a los principales funcionarios estatales por la decisión de regresar a la escuela en otoño, ya que, según la entidad, no pueden exigir a los maestros que lo hagan sin primero reducir el tamaño de las clases y darles el equipo de protección necesario.

Florida se ha convertido en uno de los grandes puntos de contagio en el país. Este sábado alcanzaba los 518.000 contagios y la cifra de fallecidos ya se sitúa en 7.826 personas.

Por su parte, Estados Unidos, el país con más contagios en el mundo, cuenta ya con casi 5 millones de contagios y más de 160.000 muertos desde la declaración de la pandemia.