Javier F. Ferrero

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha decidido poner en libertad a los cinco miembros de ‘La Manada’. Esta medida entra en contradicción con el criterio del propio tribunal, que hasta en tres ocasiones denegó su excarcelación basándose en el riesgo de fuga y reiteración del delito pero, incomprensiblemente, en esta ocasión han considerado que el riesgo ha desaparecido.

 

La puesta en libertad de ‘La Manada’ lanza un mensaje de impunidad que va en contra de los criterios de reparación a la víctima y refuerza, a su vez, la situación de vulnerabilidad general de las mujeres frente a este tipo de agresiones. La justicia vuelve a escorarse, una vez más, hacia las posiciones más reaccionarias posibles, desatendiendo la fuerte demanda social de justicia frente a la violencia patriarcal y las agresiones hacia las mujeres.

En España tenemos un serio problema con una justicia patriarcal, conservadora y más aplicada a reprimir que a reparar el daño causado a las más débiles. En un momento histórico del movimiento feminista, las decisiones judiciales deberían estar a la altura de las demandas sociales, atendiendo y asegurando que la justicia no tenga un sesgo patriarcal.

Es importante recordar que cuatro de los violadores se enfrentan a otra denuncia por agresión sexual en Pozoblanco que se encuentra ahora mismo en fase de instrucción, por lo que parece evidente que sí existe riesgo de reiteración delictiva.

La decisión de la Audiencia de Navarra es aún más dolorosa si se compara con la adoptada por la Audiencia Nacional negando la libertad provisional a los 8 jóvenes de Alsasua, algunos incluso condenados a penas de mayor duración que ‘La Manada’ a pesar de ser los delitos de estos últimos bastante más graves que los imputados a los primeros.

1 Comentario

Deja un comentario