En una carta firmada por Yihad Sarasúa, imán de la mezquita Ishbilia de Secilla, y compartida en Facebook, esta comunidad musulmana se dirige al rey Felipe y le dice que ha llegado «el momento histórico de llevar a cabo el reconocimiento de culpabilidad de las vilezas, expoliaciones, destierros y asesinatos llevados a cabo por órdenes de los Reyes Católicos y sus colaboradores más directos, que culminaron con la rendición de Granada y el incumplimiento de todo lo suscrito, hacia la comunidad musulmana».

Explica Sarasúa que los años posteriores a 1492 fueron «una persecución constante para todos los que profesan nuestra fe y las generaciones posteriores, son tantos los millones de muertos y desplazados, que causaron tan viles actos. Nunca ha existido tan feroz persecución y afán de eliminación de una comunidad religiosa como la llevada a cabo por la antigua realeza española, en tiempos de Felipe II, exterminio que culminó en la Guerra de la Alpujarras, después de la Pragmática Sanción de 1567″.

Por ello, y al considerarlo «descendiente de los reyes antes mencionados», Sarasúa cree que Felipe VI tiene «una ocasión formidable» para «demostrar a la comunidad musulmana su respeto y su discrepancia con las tesis islamofóbicas, pidiendo perdón a nuestra comunidad por tantas atrocidades e intercediendo para el reconocimiento de la nacionalidad española de los descendientes de Al Andalus, tal como se hizo con la comunidad sefardí».