El pasado domingo, una pareja de mediana edad, entre 45 y 50 años, intentaron llevarse por la fuerza a una niña de seis años mientras jugaba en la calle en Esporles.

Según el relato de la niña, le aseguraron que su madre les había pedido que fuera con ellos a su caravana para tomar un helado y que después la llevarían con ella.

La pequeña se negó a ir con la pareja y les preguntó si sabían la palabra clave que tienen en su familia, a lo que ellos respondieron «cerdo» al azar. Como no acertaron la palabra, la niña salió corriendo. La mujer intentó cogerla del brazo, en el que dejó varios arañazos, pero la niña consiguió huir y alertar a sus padres, que salieron a la calle para intentar localizar a los individuos sin éxito.

Tras el intento de secuestro, la madre acudió a denunciar los hechos al colegio, la Policía Local del pueblo y al Ayuntamiento y facilitó un retrato robot de los supuestos secuestradores realizado por la niña, que se ha distribuido por Esporles.

En el dibujo se puede ver a un hombre con gafas y pelo corto y una mujer de cabello largo y con una chaqueta en la mano. Al lado de cada uno de ellos se pueden ver las frases que le dijeron a la niña para intentar convencerla de que se fuera con ellos y en la parte superior la palabra «malos» aparece con dos flechas señalándolos. Aunque la niña no sale en el dibujo se puede ver, a la derecha del dibujo, su nombre junto a «AAAA».

Por el momento no hay testigos y tampoco rastro de la supuesta caravana o de la pareja de secuestradores.

Truco de la contraseña (guiainfantil.com)

Uno de los señuelos que los secuestradores suelen utilizar es decirle al niño que sus padres les han pedido que lo recojan en el colegio o en el sitio dónde esté o que han sufrido un accidente y que lo llevarán al hospital para reunirse con ellos. Algunos niños accederán sin oponer resistencia ante la insistencia del secuestrador.

Es muy importante concienciar al niño de que no deben irse con personas que no conozcan y tampoco con gente conocida si no han sido avisados de ello.

En estos casos es muy útil la utilización de una palabra clave, una palabra que solo vosotros conoceréis y que nunca deberá revelársela a nadie. La palabra secreta debe utilizarla la persona que vaya a recoger al niño, aunque sea conocida, sino no debe irse con él aunque diga que le mandan sus padres.

La palabra clave debe ser cambiada cada vez que se utilice y no debe ser revelada a nadie.

Este truco dejará más tranquilo al niño y a ti y aunque no conviene meterle miedo sí es conveniente alertarle de que no todo el mundo se porta bien con los niños.