Las redes sociales han viralizado un vídeo que captó la cruel agresión que sufrió una adolescente a manos de una de sus compañera, en el centro escolar al que ambas acuden, ante la pasividad de una maestra y las risas de otros alumnos.

En las imágenes se puede ver cómo la agresora empuja a la niña, la agarra del pelo y la tira al suelo en repetidas ocasiones, mientras la niña trata de defenderse. Sus compañeros situados alrededor graban la escena, se ríen y alientan a seguir con la pelea. En un momento dado, dos alumnas las separan y ayudan a levantar a la niña.

Una maestra del centro que estaba presenciando el episodio no hizo nada para acabar con la pelea. Por su parte, el director aparentemente tampoco le dio mucha importancia a la situación y se rió de lo ocurrido asegurando que «no puedo controlar a 400 estudiantes» cuando se le exigió un castigo para la atacante de la menor.

Aunque el incidente ocurrió en noviembre pasado en una de las escuelas de Ciudad Acuña (México), se dio a conocer la semana pasada después de que un familiar de la víctima, Maricruz L. Escandon compartiera el vídeo a través de Twitter para pedir justicia para Lucero.

«Ayúdenme a hacerlo viral, para que la SEP nos haga caso, esto le pasó a la hija de mi primo en Acuña (Coahuila), quien ya tiene miedo de ir a la Secundaria, ha bajado sus calificaciones y el director de su escuela se ríe al decirle que la joven pudo morir», ha escrito junto a las imágenes.

Además la madre de Lucero ha dado una entrevista a La Voz explicando que no era la primera vez que agredían a su hija, sino que llevaban meses empujándola, haciéndole la zancadilla y tirándole zumo a la cara.

Después de que la historia se difundiera, miles de usuarios han simpatizado con la niña y han criticado duramente al centro por no controlar esta clase de cosas. El director del Instituto Amistad de Acuña, Sergio Alberto Cisneros, contactó a los padres de Lucero, y ofreció a la niña una beca del 100% para seguir sus estudios de secundaria en su centro y así no tener que ver cada día a su agresora.

Respecto al director del centro donde sucedió la agresión, podría ser suspendido temporalmente de sus funciones y podría ser puesto a disposición de las autoridades tramitándose su baja en caso de que se demuestre que no siguió el protocolo escolar.