Organizaciones feministas en Argentina están exigiendo a la Justicia que investigue si la menor fue retenida contra su voluntad para impedir que abortara después de haber sido violada por su padre.

El padre, identificado con las siglas G. M. A., tiene 42 años y fue detenido el pasado lunes después de más de una semana prófugo. Tras ello la fiscalía ha requerido su prisión preventiva tras haberlo imputado.

Esta desaparición resulta la segunda vez que esta agrupación es denunciada en la provincia de Santa Fe por intentar impedir el acceso a una interrupción voluntaria del embarazo.

La niña había pedido abortar con el apoyo de su madre y tenía cita para el 2 de enero en el hospital Iturraspe de Santa Fe, pero no compareció.

Tras su desaparición, fue encontrada en la “Casa Hermanas de Betania”, una de las sedes de Grávida, motivo por el que la fiscalía está investigando las circunstancias en las que la niña y su madre fueron captadas por esta organización católica para evitar que la menor accediera al aborto legal.

“Hoy la niña está bien y en buen estado de salud”, asegura Mariángeles Guerrero ante El País, aunque asegura que ahora lo que quieren saber es “en qué condiciones la tuvieron y qué ocurrió porque podemos estar ante un delito de privación ilegítima de la libertad y de amenazas a una menor”.

A su vez ha pedido que “se investiguen los vínculos políticos y económicos de Grávida, quién está bancando el posible secuestro de una niña”.

DEJA UNA RESPUESTA