Varios defensores de derechos humanos que trabajan en temas socioeconómicos han sido detenidos en China en los días posteriores al cierre del examen periódico a los derechos humanos hecho por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), según denunció hoy la Ong CHRD.

«El momento de las detenciones indica que las autoridades esperaron hasta el final del escrutinio público en las Naciones Unidas para iniciar una represión severa», apuntó en un comunicado CHRD (siglas en inglés de Defensores Chinos de los Derechos Humanos).

Entre los detenidos está la activista por los derechos de la tierra y la vivienda Chen Jianfang, quien el pasado 19 de marzo fue «sacada de su casa» por la policía de Shanghái, puesta «bajo desaparición forzada» y de la que actualmente «se desconoce su paradero» y cualquier cargo criminal en su contra.

La activista había realizado unos días antes de ser detenida un homenaje a su excolega Cao Shunli para conmemorar el quinto aniversario de su muerte en custodia el 14 de marzo de 2014, meses después de ser detenida cuando intentaba viajar a Ginebra para asistir a un evento sobre derechos humanos.

Chen comenzó a defender los derechos sobre la tierra y la vivienda después de que su familia perdiera sus propiedades por desarrollos inmobiliarios respaldados por el Gobierno y a partir de 2008 trabajó estrechamente con Cao Shunli en la recopilación de información, la documentación de abusos y el intento de proporcionar al Gobierno sus informes.

La ley china contempla detenciones en régimen de incomunicación de hasta 40 días previos a una presentación formal de cargos, algo que en la práctica legaliza las desapariciones forzadas y aumenta el riesgo de que los arrestados sufran tortura, maltrato o falta de acceso a cuidados médicos, según denuncian las oenegés.

Según destacó hoy CHRD, este es un año que marca muchos aniversarios «políticamente delicados», como las tres décadas de la masacre en la plaza de Tiananmen, uno de los asuntos más delicados para las autoridades chinas a día de hoy.

Pero la detención de Chen no ha sido la única producida en los días posteriores a la 40ª sesión del Consejo de Derechos Humanos que se realizó a mediados de mes, sino que la Ong asegura que tres editores de la revista online de derechos laborales «Nueva Generación» también están bajo custodia policial.

La policía de Shenzhen incautó al editor y activista Wei Zhili el 20 de marzo, al periodista Ke Chengbing y al redactor jefe Yang Zhengjun. El paradero de los tres es desconocido así como los cargos penales en su contra.

«Las tres detenciones pueden estar relacionadas con los informes de la publicación sobre trabajadores migrantes que reclaman una indemnización después de haberse enfermado con neumoconiosis en su trabajo», denuncia la Ong.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario