Javier F. Ferrero

Durante los próximos 20 años, 500 de las personas más ricas traspasarán a sus herederos más de 2,4 billones de dólares, una cantidad mayor que el PIB de la India, un país con 1.300 millones de habitantes, según un informe publicado por Oxfan Intermón.

Cuando la desigualdad de la riqueza es tan grande, las herencias pueden ser un factor decisivo sobre las oportunidades y la movilidad social. En 1913 un 10% de la población acumulaba la práctica totalidad de la riqueza nacional. En las décadas posteriores, ese 10% sigue poseyendo la mayor parte, pero ahora hay un 40% que disfruta de un pequeño patrimonio, mientras que el 50% restante cobra un sueldo o una prestación pero no acumula patrimonio y no deja casi nada a sus herederas y/o herederos.*

Con la ralentización del crecimiento y las rebajas fiscales de la revolución conservadora de los años 1980, el porcentaje de clase alta patrimonial vuelve a crecer: el patrimonio del 10% más rico crece exponencialmente mientras que el del 1% más rico lo hace estratosféricamente.*

Oxfam Intermón ha calculado que los monopolios, el clientelismo y las herencias son, en conjunto, responsables de dos terceras partes de la riqueza de los milmillonarios del mundo. Por supuesto, el tercio restante puede ser cuestionable también: una persona milmillonaria puede haber ganado su fortuna en un mercado competitivo sin necesidad de clientelismo, pero puede haberlo logrado a base de pagar salarios miserables y evadir o eludir impuestos.

No puede asumirse que los actuales niveles de riqueza extrema sean el producto del esfuerzo o el talento, ya que pueden construirse sobre unos pilares moralmente inaceptables.

Pobreza generacional

La gran diferencia de riqueza entre generaciones recientes es producto por un lado de unas tasas de propiedad de vivienda muy inferiores y del estancamiento de los salarios. La tendencia no deja lugar a la esperanza de cambio, la generación de los 80 es la primera cuyos ingresos no son mayores al alcanzar la edad adulta que los de las personas nacidas en la década anterior. Por si esto fuera poco, la riqueza de las personas nacidas en los 80 es la mitad de la obtenida por la generación de los 70 a la edad de 30 años, según un informe del Instituto de Estudios Fiscales del Reino Unido.

Según dicho informe, “aquellas personas que tengan alrededor de 30 años, nacidas a principios de los 80, tienen una riqueza media neta de 27.000 libras por adulto, incluyendo vivienda, activos financieros y pensiones privadas. Esto es la mitad que la riqueza del acumulada por los hogares conformados por personas nacidas en los 70, que a los 30 años acumulaban 53.000 libras”.

La acumulación de activos es una tarea más compleja en los tiempos actuales, “este es el resultado del estancamiento de los ingresos para los individuos en edad de trabajar durante la pasada década. Los ingresos medios reales para las personas entre 25 y 55 años han crecido sólo un 2% entre 2005 y 2015, comparado con un crecimiento del 26% entre 1995 y 2005“, destaca el informe.

Proporcionar empleos decentes es una de las principales formas para escapar de la pobreza. Sin embargo, esto sigue siendo un sueño para la inmensa mayoría de la población mundial.

*Datos: Piketty, T., (2013), El capital en siglo XXI

Deja un comentario