Esta semana en el Pilón de Falces una vaquilla se caía por el barranco, en una zona similar donde cayó otra vaca el pasado domingo en el primer Pilón.

La vaca cayó en una zarza, lo que dificultó someramente el poder rescatarla, de hecho, han sido necesarios varios intentos de policía, corredores y voluntarios para desatraparla y llevarla de nuevo al recorrido.

«Finalmente, tras varios intentos en los que se han empleado todo tipo de sogas, la vaca accidentada ha podido ser rescatada y llevada de vuelta al corral dando por concluido así el segundo encierro de las fiestas», indican desde el digital de Navarra.

El vídeo respectivo se ha compartido en redes sociales, donde la usuaria que lo ha subido ha lanzado una cuestión: «¿Algún psicópata comprende este tipo de ‘encierros’?».

Decenas de reacciones se han acumulado en el tuit original:

¿No hay quien acabe con esta infamia?

Incluso el escritor y académico de la Española Arturo Pérez-Reverte, más cercano al pensamiento conservador, calificó este jueves en un tuit de «infamia» el encierro del Pilón de Falces. «Estoy seguro de que si a esta gentuza le preguntaras por el nombre de su pueblo te dirían que están orgullosos de él, de sus fiestas y de la madre que los parió… ¿No hay quien acabe con esta infamia? ¿No hay quien les estropee la barbarie anual a estos animales?», escribió Pérez-Reverte.

3 Comentarios

  1. ¡!!! Esa ley contra el maltrato animal!!! ¿ quién les defiende de los cavernícolas festeros, de los cazadores, de los carniceros, de los ganaderos, toreros, científicos que juegan a diosecillos, empresarios de circo, amantes de safaris con rifle, industriales de la carne y de tanto individuo y organización que se lucra con el dolor, la tortura y el asesinato de nuestros pequeños hermanos? ¿ Hay alguien entre nosotros, los que nos rasgamos las vestiduras en defensa de los animales, que haya elegido ser vegetariano o vegano ? ¿ O el paladar primero?

  2. El dolor que siento por la crueldad con que tratamos a los demás animales, es comparable a la tristeza que me produce el no poder convencer, ni siquiera que escuchen las razones que me llevaron, hace años, a no utilizar ni comer «productos» de origen animal, ni siquiera las personas más allegadas.

DEJA UNA RESPUESTA