El secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Unai Sordo, ha calificado de «irresponsables» a las entidades financieras por «el impulso que han dado de los ERE», ya que «pretendían destruir miles y miles de empleos, siendo las entidades que más empleo han destruido en los últimos años».

Sordo ha participado este viernes en la mesa de debate ‘Regular los trabajos para combatir la desigualdad’, dentro del curso ‘Cambios en el mundo de trabajo. Negociando el nuevo contrato social’. Este seminario se realiza en el marco de la XIX edición de los Cursos de Verano de la UPO en Carmona (Sevilla).

Además, ha clausurado el seminario junto a la consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco; la presidenta del Consejo Social de la UPO, Rocío Reinoso; la secretaria general de CCOO en Andalucía, Nuria López y el secretario general de CCOO en la provincia de Sevilla, Carlos Aristu.

El secretario general de CCOO ha indicado que «la movilización de las plantillas ha mitigado en buena parte los últimos ERE que han planteado estas entidades», gracias al logro de acuerdos que, «además de reducir su enorme alcance, han conseguido que buena parte de estas bajas sean incentivadas y no forzosas», según ha indicado en una entrevista a la Universidad Pablo de Olavide (UPO).

El ponente ha considerado «exigible que entidades que fueron rescatadas con recursos públicos tengan más corresponsabilidad con sus plantillas y con la sociedad en general».

Sordo ha enumerado «las debilidades con las que cuenta el sector financiero en un momento complicado»: «tipos de intereses al cero por ciento, la digitalización y cambio en el modo de utilización de los servicios financieros, con muchas más operaciones en internet que en la clásica sucursal física».

Ha añadido que se trata de un sistema financiero que «arrastra problemas», como la «baja capitalización en comparación con otras entidades europeas, pero a la vez mayor rentabilidad», así como un modelo financiero «excesivamente concentrado que ha pasado en trece años de 61 a diez entidades».

Para subsanar estas deficiencias, el líder de CCOO ha apostado por «exigir a la banca que contenga beneficios y reparto de dividendos, y apueste por su capitalización, porque el riesgo de crisis financiera no se puede descartar ante la incertidumbre generales de la economía post-Covid».

Por otra parte, ha señalado que «es necesario abrir la puerta a operadores financieros públicos que pueden ser de gran utilidad para impulsar las líneas de financiación de los créditos ICO y de circulante, que han sido de gran importancia en la pandemia».

Con respecto a la irrupción del Covid-19 en el mundo laboral, el secretario general ha apuntado que ha impactado «de forma brutal, con la paralización de la actividad en un primer momento». «Si no llega a ser por las medidas impulsadas desde los acuerdos de diálogo social y el ingente esfuerzo público en los ERTE, hubieran desaparecido millones de puestos de trabajo y decenas de miles de empresas», ha apostillado.

En esta línea, ha considerado que el impacto también ha sido inmenso en términos de salud y seguridad laboral, puesto que «miles y miles de personas trabajadoras tuvieron que desempeñar sus trabajos sin medidas de seguridad adecuadas, sin EPIs, sin conocimiento sobre la transmisión del virus», añadiendo que «el sindicato tuvo que negociar de forma acelerada protocolos de incorporación segura a los puestos de trabajo, en decenas de sectores».

«Cómo olvidar el trabajo sanitario, socio-sanitario, de cuidados en los meses tremendos de marzo, abril o mayo de 2020; la clase trabajadora, una vez más, ha salvado a España, en las peores circunstancias», ha concluido.

 

DEJA UNA RESPUESTA