Unas doscientas personas, según la Policía Local, han mostrado hoy en las puertas de la antigua sede consistorial de Estepona (Málaga) su repulsa por el asesinato de una mujer de 58 años supuestamente por su marido, un británico de 55 años que está detenido.

El alcalde de la localidad, José María García Urbano, ha expresado su consternación por el asesinato, cometido anoche, y ha trasladado su apoyo a familiares y amigos de la víctima.

«La violencia machista no puede tener cabida en nuestra sociedad y hay que seguir luchando para acabar con esta lacra», ha destacado el regidor, al tiempo que ha recordado que el Ayuntamiento ha decretado tres días de luto oficial.

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, ha calificado los hechos de «pesadilla que no cesa» y ha pedido que ante cualquier indicio de cualquier tipo de violencia contra la mujer se denuncie.

El presunto asesino echó a su hijo de 15 años de la vivienda cuando cometió el crimen, según han asegurado a Efe fuentes cercanas a la investigación, y aunque el menor intentó volver a entrar en la casa, ubicada en la avenida Reino de España, por una ventana y por la puerta, no pudo hacerlo.

Según las fuentes, fue un vecino el que dio la voz de alarma, pero cuando llegó la Policía la mujer, de 58 años, estaba ya sin vida, con heridas de arma blanca en varias partes del cuerpo, entre ellas el pecho y abdomen.

En este caso, no constan denuncias previas de malos tratos de la víctima.

DEJA UNA RESPUESTA