La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco hizo este miércoles un nuevo llamado a los nicaragüenses a protestar en las calles contra el presidente Daniel Ortega, al que responsabiliza de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua.

«La dictadura sabe que está vencida, invitamos al pueblo de Nicaragua a que continúe manifestándose pacíficamente», dijo un portavoz de la Unidad, a periodistas.

El anuncio lo hizo el portavoz no identificado durante un «piquete express», es decir, una protesta efímera contra Ortega, que consiste en mostrar rechazo al presidente de forma pacífica durante un tiempo máximo de dos minutos en un espacio abierto para evitar ser arrestados.

De forma simultánea la Unidad Nacional lanzó una invitación en video, en el que se lee «Miércoles 17 de abril, a la calle», similar al formato que utiliza para hacer los llamados a protestar de forma masiva.

Hasta ahora todas las protestas contra Ortega en Nicaragua han dejado heridos y personas detenidas, y en 2018 la mayoría tuvo saldos mortales.

Una integrante del «piquete express» afirmó que los miembros de la Unidad continuarán protestando «todos los días y todas las noches», hasta lograr que se adelanten las elecciones generales previstas para 2021.

Las elecciones anticipadas era un tema que estaba previsto a ser abordado en las negociaciones entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, finalizadas el 3 de abril pasado, tras haberse desarrollado del 27 de febrero al 28 de marzo, con una semana de extensión.

La Policía de Nicaragua mantiene una prohibición a cualquier protesta contra Ortega, pese a las críticas porque la disposición va en contra de la Constitución nicaragüense.

Nicaragua atraviesa una crisis que desde abril de 2018 ha dejado 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 568 las víctimas mortales, y el Ejecutivo reconoce 199.

Adicionalmente se cuentan entre 779 y 809 «presos políticos», casi el doble de los que reconoce el Gobierno, que los identifica como «terroristas», «golpistas» o «delincuentes comunes».

La CIDH ha responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por crímenes de «lesa humanidad».

La Organización de los Estados Americanos (OEA) tiene en proceso la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, por rompimiento del orden constitucional, que de ejecutarse suspendería a Nicaragua del organismo continental.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario