Unidas Podemos ha señalado la «corrupción» en las incorporaciones de las exministras Fátima Báñez e Isabel García Tejerina a Iberdrola para dos de sus filiales en Latinoamérica, llegando a tachar estos ‘fichajes’ de la compañía energética como «humillante» para la clase trabajadora.

El portavoz de Unidas Podemos ante la Comisión de Calidad Democrática del Congreso, Pedro Honrubia, ha calificado como «una vergüenza», en declaraciones a Europa Press. Ha apuntado que «las puertas giratorias son corrupción, aunque sea de forma legal e institucionalizada».

«Es el mecanismo que las grandes empresas utilizan para comprarse el apoyo y someter la voluntad de los partidos que se prestan a ello», ha incidido, antes de subrayar que este tipo de prácticas «atacan directamente la calidad de la democracia» y que, por ello, se deben «erradicar lo antes posible».

Iberdrola ha incorporado a las dos ministras de los gobiernos de Mariano Rajoy para los consejos de dos de sus filiales en América Latina, en el caso de Báñez la filial de México, mientras que García Tejerina será consejera de Neoenergia, filial cotizada por la empresa eléctrica en Brasil.

«Estos contratos son el cheque al portador que estas personas se ganaron por el trabajo que hicieron cuando estuvieron en el Gobierno y por tener la agenda de contactos que tienen gracias a ello. Es una vergüenza», ha aseverado.

En este sentido, Honrubia ha recordado que Fátima Báñez, autora de una reforma laboral «que ha implementado el régimen de la precariedad» ya fue contratada primero por la fundación de la patronal CEOE, y después por la farmacéutica Rovi.

«Es humillante para nuestras clases trabajadoras, que están sufriendo las nefastas consecuencias de sus políticas en favor de los intereses de estas mismas empresas que ahora la fichan», ha dicho.