Isabel Serra, portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, y Sol Sánchez, diputada de IU en la coalición, presentarán el lunes una denuncia ante la Fiscalía de Madrid contra la formación de ultraderecha Vox por «delito de odio» contra el colectivo LGTBI por su solicitud de información sobre los cursos impartidos por COGAM en colegios de la capital.

La solicitud de Vox pedía la relación de colegios de la región en la que se hubiesen realizado acciones «informativas, formativas y de otra índole» y se requiere «el nombre y apellidos del ponente y cuáles han sido las clases destinatarias«.

Isabel Serra y Sol Sánchez

Asimismo, COGAM ha pedido a la Fiscalía que actúe de oficio contra la petición de Vox.  La asociación LGTBI indica en un comunicado que «los contenidos de diversidad afectivo-sexual que llevamos a los centros escolares son obligatorios y están establecidos como contenido transversal en la Lomce, de acuerdo a los derechos del menor, con el fin de mejorar la educación y la convivencia de nuestra futura sociedad, cubriendo una necesidad del alumnado no satisfecha por la Administración«.

 «En el año 2018 nuestros programas educativos tuvieron 10.798 personas beneficiarias, siendo estos beneficiarios menores y jóvenes de centros educativos de la Comunidad de Madrid o que participan en centros de intervención socio-educativa, así como familias, docentes y otros profesionales que intervienen con menores y/o jóvenes«, resaltó la organización.

«Solo podemos entender la petición en el día de ayer, 11 de julio de 2019, de Vox como una persecución política de todo colectivo que no piense como ellos o no les siga el juego, criminalizando a las personas de nuestro colectivo y al conjunto de nuestro colectivo como ha hecho Ciudadanos desde este sábado en la manifestación del Orgullo para conseguir notoriedad y propaganda en los medios de comunicación«, agrega.

Critica además que Vox no haya»indicado el propósito, la finalidad ni qué se va a hacer con los datos que solicitan y nos resulta curioso que soliciten nuestras identidades cuando no lo hace con otros colectivos muy cercanos a ellos ni con otros colectivos que realizan charlas en colegios e institutos. Podemos acertar a entender que quieren amedrentar a las voluntarias y voluntarios que día a día se dejan la piel para reducir el acoso al que está sometido parte del alumnado, lo que supone una agresión directa a nuestro voluntariado«.