Unidas Podemos y PSOE han planteado una batería de enmiendas conjuntas al proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica en las que plantean aumentar en el texto legislativo la ambición de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, prohibir la minería de uranio, adelantar a 2030 el fin de la fabricación de los vehículos con emisiones y que permite un mayor grado de autonomía a la Empresa Estatal de Residuos (Enresa).

Las enmiendas parciales plantean, entre otras modificaciones, elevar del 20 al 23 por ciento el objetivo de reducción de emisiones de aquí 2030 respecto al año 1990; pasar del 70 al 74 por ciento en la participación de las renovables en el consumo de electricidad para 2030; de un 35 a 42 por ciento en la participación de las energías limpias en el consumo final de energía para 2030 y elevar, desde el 35 al 39,5 por ciento la reducción de energía primaria.

Además, proponen que los objetivos de la ley solamente podrán modificarse al alza de forma que se garantice un aumento progresivo de la ambición en la lucha contra el cambio climático.

Asimismo, las enmiendas subrayan la importancia de la lucha climática y la alinean con los objetivos de desarrollo sostenible, la Agenda 2030 y el marco de la cooperación multilateral.

De aceptarse la enmienda parcial conjunta ahora propuesta por los dos partidos que forman el Gobierno, la ley conllevaría la prohibición de la investigación y el aprovechamiento de mineral radiactivo «en todo el territorio nacional», como por ejemplo el uranio, lo que conllevaría el fin de proyectos mineros en desarrollo en la actualidad como la mina de Berkeley Minera en Retortillo (Salamanca).

Al mismo tiempo, la enmienda parcial de adición al artículo 8 del proyecto de ley, establece que quedará archivado cualquier procedimiento de autorización de instalaciones radiactivas de ciclo de combustible nuclear para el procesamiento de tales minerales.

En materia de combustibles, añade al artículo 10 del proyecto normativo, que se refiere al fomento de la penetración de gases renovables a partir de materias primas o residuos orgánicos y subproductos de origen animal o vegetal, que se harán regulaciones que favorezcan el uso industrial directo de estos gases sobre todo para soluciones de movilidad.

Europa Press