Unidos Podemos ha registrado tanto en el Congreso de los Diputados como en el conjunto de todos los parlamentos autonómicos una Proposición No de Ley instando al Gobierno central a desarrollar una Ley de Servicios de Emergencia. Los SPEIS (Servicios de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento) están integrados por profesionales que, en todo el territorio nacional, atienden emergencias relacionadas con incendios, rescates y salvamentos, velando por la protección civil durante 365 días al año.

No obstante, y a pesar del importante papel que juegan en nuestra sociedad, en la actualidad aún no existe un marco legislativo que regule la profesión. De esta forma, y merced a la Ley 7/1985 Reguladora de las bases del Régimen Local, existen en nuestro país hasta 133 SPEIS, que pueden ser de ámbito local, provincial o autonómico y que se constituyen en base a diferentes fórmulas jurídicas. Hace ya casi 13 años se aprobó el Real Decreto 1087/2005, en el que se establece la cualificación profesional de Extinción de Incendios y Salvamento. Sin embargo, la ausencia de un marco normativo de ámbito estatal respecto a los SPEIS impide desarrollar específicamente para los bomberos de nuestro país la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que garantizaría la mayor protección posible para un colectivo que cada día se juega su vida para ofrecer ayuda a quienes están en peligro.

Por ello, y haciéndose eco de las demandas del colectivo, Unidos Podemos ha registrado una Proposición No de Ley por la que se insta al Gobierno central a “la redacción y presentación de un Proyecto de Ley regulador de los Servicios de Emergencias que establezca principios de coordinación y de funcionamiento homogéneo para garantizar una mayor eficacia y seguridad en todo el territorio nacional”. Igualmente, Unidos Podemos quiere que se garantice “la participación de la representación profesional de los colectivos de trabajadores y trabajadoras de los Servicios de Emergenciasen la redacción de dicho Proyecto de Ley para asegurar que sus demandas son incluidas en el mismo”.

El caso de Eloy Alonso Palacio

El colectivo de bomberos lleva años reivindicando la elaboración de una ley de estas características. Hace más de dos años, el 7 de abril de 2016, fallecía Eloy Alonso Palacio, un bombero de 57 años que murió atrapado en el interior de un edificio en llamas. Ese día Eloy no trabajaba y, aún así, respondió a la petición de refuerzos que realizaron sus mandos.

Un juzgado de Oviedo, sin embargo, desestimó la demanda interpuesta por su viuda y familiares exigiendo responsabilidades al Ayuntamiento del que dependía el servicio de bomberos. Tras la sentencia, y ante la desprotección profesional del colectivo, surgió la Plataforma TODOSSOMOSELOY.ORG, que reclama a la Administración una legislación específica que establezca estándares de calidad y la debida coordinación entre diferentes servicios de bomberos. La plataforma plantea la creación de una Oficina de ámbito estatal que facilite la infraestructura necesaria para la coordinación que se requiere y que preste atención técnica a las necesidades profesionales de los diferentes servicios de bomberos.

Unidos Podemos entiende que es necesario y urgente elaborar una Ley marco de ámbito estatal en la que se dé cabida a las necesidades y exigencias de los profesionales de emergencias. Son los propios profesionales quienes reclaman el establecimiento de unas competencias comunes entre los servicios de extinción de incendios y que se normalicen en todo el Estado las relaciones laborales de los bomberos, en calidad de funcionarios y agentes de la autoridad.

El colectivo también reclama la regulación de la prevención de riesgos laborales en los servicios de bomberos acorde a un marco normativo en consonancia con la legislación europea y nacional, y que se establezcan los parques y equipos mínimos con que los profesionales deben contar para realizar sus labores. Para que todas las reclamaciones profesionales de un colectivo tan importante sean escuchadas y tenidas en cuenta, Unidos Podemos pretende que los propios bomberos estén presentes en la redacción de la normativa marco que se está reclamando.

Deja un comentario