Xan Pereira Castro

La situación de la seguridad y salud en el trabajo en nuestro país es dramática. Centenares de trabajadores, más de dos al día, pierden la vida en accidentes de trabajo, pero decenas de miles son heridos en estos accidentes por culpa de la reforma laboral.

La Inspección de Trabajo tiene que tener medios para actuar, los gobiernos autonómicos tienen que poner medios para que se pueda acabar con esta situación y la reforma laboral se tiene que derogar porque la precariedad mata, y en buena parte esta situación viene derivada de la falta de medios y derechos que tienen los trabajadores para exigir a las empresas que se pueda respetar y trabajar con un mínimo de seguridad.

Este país tiene que ganar en democracia, libertad y en derechos. Se tienen que retornar los derechos perdidos durante la crisis. No tendríamos que haberlos perdido, pero en estos momentos nuestro país tiene una situación de crecimiento importante, se está generando mucha riqueza y lo que hay que hacer es repartirla.

El BOE debe a introducir los cambios que necesitamos, se derogue la ley mordaza o el artículo 315.3 del Código Penal que penaliza a los ciudadanos por ejercer sus derechos fundamentales o a los tuiteros y los raperos por sus letras.

El Gobierno lo tiene que hacer vía presupuestos, vía recaudación fiscal. Necesitamos un acuerdo que permita que los salarios recuperen poder adquisitivo y los salarios mínimos se sitúen en los 1.000 euros. Ese es el camino que debemos trazar.

Este cambio de Gobierno ha sido posible gracias no solo a una sentencia como la Gürtel, que pone de manifiesto hasta qué punto este país necesita una regeneración de la vida pública, sino también de las movilizaciones y la insatisfacción y hartazgo de la mayoría de la sociedad, que quiere que se reparta la riqueza que se genera.

Los ciudadanos tienen que saber que los cambios van a venir con un programa progresista y una alianza de izquierdas, pero también por mantener la presión de la ciudadanía en la calle y las movilizaciones.

Si no mantenemos la tensión será difícil conseguir los objetivos planteados.

Deja un comentario