Un 10,1% de la población del país no puede contar con una vivienda calentada correctamente, según los datos de Eurostat correspondientes a 2016. El porcentaje supera ampliamente a la media europea, que se sitúa en el 8,7%.

Estos años de crisis han disparado la pobreza energética en nuestro país. Según los datos de la oficina de estadística, en 2008 esta cifra representaba el 5,9%.

Desde ese 2008 las cifras no han dejado de subir, aún con ligeras fluctuaciones: 5,9 en 2008, 7,2% en 2009; 7,5% en 2010; 6,5% en 2011; 9,1% en 2012; 8% en 2013; 11,1% en 2014; y 10,6% en 2015.

La media española contrasta directamente con la europea si comparamos la evolución a lo largo de los años. Mientras que la tasa de Europa ha ido descendiendo cuando en 2012 alcanzó el 11%, en España ha ido aumentando hasta ese 11,1% que se puso en 2014.

Los países europeos con un menor porcentaje en esta estadística fueron Luxemburgo y Finlandia (1,7%), Suecia y Países Bajos (2,6%), Estonia, Austria y Dinamarca (con un 2,7% cada uno).

Buena culpa de la pobreza energética en nuestro país es de las tarifas eléctricas, ya que el recibo del usuario medio se ha elevado a 75,59 euros mensuales, frente a los 68,20 euros de 2016 (7,39 euros más). A nivel anual, el montante representa 907,08 euros, 88,63 euros por encima de los 818,45 que pagó el mismo perfil de consumidor un año atrás.

Deja un comentario