Un 10,1% de la población del país no puede contar con una vivienda calentada correctamente, según los datos de Eurostat correspondientes a 2016. El porcentaje supera ampliamente a la media europea, que se sitúa en el 8,7%.

Estos años de crisis han disparado la pobreza energética en nuestro país. Según los datos de la oficina de estadística, en 2008 esta cifra representaba el 5,9%.

Desde ese 2008 las cifras no han dejado de subir, aún con ligeras fluctuaciones: 5,9 en 2008, 7,2% en 2009; 7,5% en 2010; 6,5% en 2011; 9,1% en 2012; 8% en 2013; 11,1% en 2014; y 10,6% en 2015.

La media española contrasta directamente con la europea si comparamos la evolución a lo largo de los años. Mientras que la tasa de Europa ha ido descendiendo cuando en 2012 alcanzó el 11%, en España ha ido aumentando hasta ese 11,1% que se puso en 2014.

Los países europeos con un menor porcentaje en esta estadística fueron Luxemburgo y Finlandia (1,7%), Suecia y Países Bajos (2,6%), Estonia, Austria y Dinamarca (con un 2,7% cada uno).

Buena culpa de la pobreza energética en nuestro país es de las tarifas eléctricas, ya que el recibo del usuario medio se ha elevado a 75,59 euros mensuales, frente a los 68,20 euros de 2016 (7,39 euros más). A nivel anual, el montante representa 907,08 euros, 88,63 euros por encima de los 818,45 que pagó el mismo perfil de consumidor un año atrás.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario