Acaban de conocerse los acuerdos entre Cs y el PP sobre el que quiere ser nuevo gobierno de la Comunidad de Madrid, y desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid tenemos que señalar que:

1. Los acuerdos evitan un punto crucial como es el necesario aumento de los presupuestos sanitarios públicos de la Comunidad de Madrid que es la segunda que menos € por habitante y año dedica a la Sanidad Pública. Sin un claro y especifico compromiso presupuestario las cosas no mejoraran por muchas promesas que se hagan.

2. El acuerdo esta plagado de promesas ya incumplidas en los últimos 4 años, precisamente por PP y CS, como la mejora de la infraestructura de Atención Primaria, la mejora de la infraestructura hospitalaria, la apertura de un hospital que ahora se denomina de «cuidados y recuperación funcional» en el antiguo Puerta de Hierro, que, por cierto se ha prometido poner en funcionamiento ya 4 veces con anterioridad, la humanización (una palabra vacía mientras se reducen camas y se deja a los pacientes dias en los pasillos de las urgencias), etc,etc.

3. Por otro lado se prometen cuestiones contrarias a las realizadas por ellos mismos, como centros de AP «mas accesibles» cuando en la pasada legislatura se redujeron los horarios en los centros de salud y se dispararon las demoras y se hacen promesas de aumento de recursos sin cuantificación alguna, o la aplicación de la ley sobre buen gobierno que se han saltado sistematicamente desde su aprobación hace ya casi un año.

4. Paralelamente se favorece al sector privado facilitando y ampliando la derivación de enfermos y pruebas a los centros privados (mediante la libre elección y la promesa de un nuevo plan de choque para la reducción de las listas de espera, a pesar del fracaso del que se realizo en su momento), y prometiendo una ley de farmacia hecha a medida de los intereses privados.

Para mayor despropósito se plantea una tarjeta sanitaria única cuando la interoperabilidad de las tarjetas autonómicas ya esta en pleno funcionamiento, o se habla de facturar la asistencia sanitaria que si no se realiza es únicamente por culpa de la Comunidad Autonóma, porque no se enteran siquiera de como funciona el sistema sanitario.

En resumen un mal acuerdo para la sanidad madrileña que promete mas de lo mismo y amenaza con deteriorar aun mas la Sanidad Pública madrileña en beneficio de los intereses económicos de las empresas privadas.