El Tribunal Supremo ratificó el martes pasado la condena por prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, pero le absolvió de falsedad en documento público, con lo que rebajó en cinco meses la pena de privación de libertad, que es en total de 5 años y 10 meses.

Hoy, Iñaki Urdangarin ha ingresado en la cárcel abulense de Brieva tras ser condenado por el Tribunal Supremo a cinco años y diez meses de cárcel por el caso Noós.

El cuñado del rey llegó la noche del domingo al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid procedente de Ginebra ya que tenía hasta hoy de plazo para entrar en prisión y empezar a cumplir su condena. El exduque podía acudir con el mandamiento a cualquier instalación penitenciaria de España.

La prisión puede analizar si la cárcel que ha elegido Urdangarin es la más apropiada y, acogiéndose al artículo 75 del Reglamento Penitenciario, Instituciones Penitenciarias puede decidir cambiarle si considera que la elegida por el condenado no es la idónea para salvaguardar la seguridad del interno o el buen orden del centro.

La cárcel abulense de Brieva es una de las prisiones que siempre manejó Urdangarin para su ingreso -al igual que las de Badajoz, Segovia y Zaballa (Álava)-, porque se encuentra cerca de Madrid. Esto permite a la infanta poder volar de Ginebra a Madrid con más facilidad para visitarle.

Deja un comentario