El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 1 de Castilla y León ha aprobado que Iñaki Urdangarin pueda salir de la prisión dos días a la semana para ejercer tareas de voluntariado en una entidad religiosa en contra del parecer de la Fiscalía. Tampoco estaba de acuerdo con esta salida de Urdangarín la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, que rechazó en agosto la petición.

Urdangarin ejercerá tareas de voluntariado en una fundación religiosadedicada a la ayuda a discapacitados dos días a la semana durante ocho horas, tal y como había solicitado en su recurso. Según el auto judicial, el objetivo de las salidas es evitar la «desocialización» que comporta la «situación de aislamiento» en la que la administración ha decidido que cumpla su condena.

El informe de la Junta de Tratamiento destaca que existe «un pronóstico de reincidencia medio-alto».

Urdangarin, que fue condenado a cinco años y 10 meses de cárcel en el caso Nóos, ingresó en prisión el 19 de junio del año pasado y terminará de cumplir su pena el 9 de abril de 2024. El Informe de la Junta de Tratamiento examinado por la Fiscalía y el juez recoge como aspectos positivos del preso su «adaptación al centro, realización de cursos con notable aprovechamiento y pago de las responsabilidades civiles impuestas en la condena», entre otros. Del lado negativo, se resalta que, aunque es un delincuente sin antecedentes, los delitos por los que fue condenado «exigen una amplia y cuidadosa planificación». El informe destaca que existe «un pronóstico de reincidencia medio-alto».

La fundación en la que Urdangarin desarrollará las tareas de voluntariado se mantiene en secreto. El auto hecho público sólo indica que se trata de una Fundación con sede en Madrid, vinculada a una entidad religiosa, que desarrolla actividades «dentro y fuera del centro con ayuda en los procesos de movilidad de los usuarios discapacitados que necesitan ayuda en su vida cotidiana: paseos, piscina, fisioterapia etcétera».

Según el informe, este perfil de voluntariado propuesto le vendrá especialmente bien a Urdangarin: «En el ámbito de la delincuencia económica, cuyo eje es el egoísmo, el afán desmedido de lucro, además del desprecio al interés comunitario, la toma de contacto con la vida real, con los problemas de los demás, coopera a generar un elemento de concienciación de la trascendencia de la propia conducta delictiva».

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario