Al mismo han acudido también la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui, la alcaldesa de Durango, Aitziber Idigoras, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, así como dirigentes políticos de PNV y PSE, como Itxaso Atutxa o Idoia Mendia.

La conmemoración ha tenido lugar en el Parque Benita Uribarrena y ha consistido en una ofrenda floral, minuto de silencio, y un aurresku de honor. En la misma, la alcaldesa de Durango, Aitziber Idigoras, ha manifestado que «aquel 31 de marzo se pretendió enterrar nuestra Villa, nuestras vecinas y vecinos, nuestras casas y edificios para siempre bajo más de 200 bombas». «También se pretendía enterrar las esperanzas, los sueños, las vivencias, los derechos, la libertad y el futuro de todo un pueblo», ha añadido.

Asimismo, ha denunciado que entre las víctimas «había civiles alejados del frente de guerra, personas refugiadas, niñas y niños, amamas, aitites, monjas, sacerdotes, gudaris, milicianos, de izquierdas, de derechas… las bombas no distinguían, las bombas no distinguen».