Uruguay inauguró este martes su pabellón en Expo Beijing, la mayor feria de horticultura de Asia, con el objetivo de promocionar el posicionamiento del país sudamericano como proveedor confiable de alimentos y servicios de calidad para China y el resto del mundo.

El director ejecutivo de Uruguay XXI, Antonio Carámbula, y el embajador uruguayo en China, Fernando Lugris, inauguraron el recinto del país en la Expo situado en el pabellón latinoamericano, que comparten también Nicaragua, Guatemala y República Dominicana.

Uruguay fue el primer país latinoamericano en sumarse al macroproyecto global de inversiones chino de la Franja y la Ruta y el gigante asiático se ha convertido en su primer socio comercial, además del destino del 30 por ciento de sus exportaciones.

En declaraciones a Efe, Carámbula destacó que la Expo de horticultura de Pekín es una feria «hecha a la medida de Uruguay» y en ella desean mostrar que son un país «productor de alimentos de calidad con foco en la seguridad alimentaria».

«El lema de la feria ‘Vive verde, vive mejor’ se alinea absolutamente con lo que es nuestra marca país ‘Uruguay Natural’ y con nuestro modelo de producción de alimentos sostenible, preocupado por el medio ambiente», afirmó.

Asimismo, dijo que pretenden presentar el «gran valor en materia de tecnología» de Uruguay, su calidad de «líder» en energías renovables y su «fuerte apuesta» por el turismo y otro tipo de servicios globales en general.

El objetivo es posicionar a Uruguay como un «hub» de negocios y como la puerta de entrada al Atlántico Sur y al Mercosur, dijo.

Uruguay exporta a China carne -que, según Carámbula, está teniendo «una gran aceptación debido a su trazabilidad» (la posibilidad de conocer todos las fases de su procesamiento)- soja, celulosa, madera, arroz y está comenzando a crecer también en productos lácteos.

El estand de Uruguay en la Expo Beijing ofrece la posibilidad a los visitantes de interactuar, a través de tecnología de realidad aumentada, con imágenes representativas de la agricultura, la ganadería o el deporte uruguayo.

Las relaciones económicas y políticas de Uruguay con China no han cesado de crecer y solo en los últimos ocho meses su canciller, Rodolfo Nin Novoa, ha viajado en tres ocasiones a Pekín, la última el pasado fin de semana para participar en el segundo Foro de la Franja y la Ruta.

En dos semanas visitará China el ministro uruguayo de Industria y Energía, Guillermo Moncecchi, al frente de una delegación que trabajará sobre proyectos concretos y un plan quinquenal que le dará «una gran fuerza a la adhesión de Uruguay» a la iniciativa china, también conocida como las Nuevas Rutas de la Seda, dijo a Efe Fernando Lugris.

El embajador se mostró «muy entusiasmado» de que Uruguay esté presente en la Expo Beijing que consideró «una gran invitación a pensar en el mundo en clave medioambiental y de economía verde».

«Uruguay se presenta como el país con la matriz energética quizás más limpia de su continente, una visión renovada de la política medio ambiental nacional y exhibiendo sus productos como sus lácteos, sus mieles, que ya están entrando a China», indicó.

La feria de Pekín, la mayor sobre horticultura realizada nunca, estará abierta hasta el próximo octubre y se prevé que reciba cerca de 60 millones de visitantes.

El embajador destacó que China y Uruguay son países «muy diferentes, ubicados en las antípodas» pero que su asociación se basa en la «complementariedad de sus economías» y en la visión compartida de «apoyo al multilateralismo», de seguir esforzándose «para que el mundo se aboque a construir puentes y no muros».

Respecto a las inversiones chinas en Uruguay, Lugris resaltó que están presentes en sectores muy diversificados: empresas financieras, de biotecnología, de tecnologías de la información, de la soja y otros granos, de la refrigeración.

«China se está haciendo sentir en Uruguay, pero hay un espacio todavía muy grande para que haya más inversiones chinas y de alta calidad», explicó.

Fuente