El vicecanciller uruguayo, Ariel Bergamino, dijo este martes a la prensa que su país «no tiene elementos» para catalogar de golpe de Estado la situación de Venezuela, en la que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se levantó con un grupo de militares en contra del Gobierno de Nicolás Maduro.

«No tenemos elementos para catalogar si es un golpe de Estado o no, habría que ver también qué entendemos por golpe de Estado. Evidentemente es una situación nueva habrá que ver cómo se desencadena», sostuvo.

En este sentido, el vicecanciller explicó que Uruguay pretendía, junto a otros países del Grupo Internacional de Contacto -Suecia, España, Portugal y Holanda-, realizar una misión a Venezuela con el objetivo de «seguir edificando un clima adecuado para que los venezolanos pudieran dialogar entre ellos».

Sin embargo, los últimos hechos los obligan a «repensar la oportunidad de esta misión» en este momento.

En tanto, el Gobierno uruguayo emitió hoy un comunicado en el expresa «suma preocupación» por la situación que vive Venezuela y hace un llamado «a todas las partes» a evitar acciones que «puedan conducir a una escalada de violencia de graves consecuencias, en especial para la población civil».

Asimismo, el texto señala que Uruguay rechaza «la violencia» y el uso de la fuerza «como elementos para dirimir conflictos».

«Uruguay (…) continuará desplegando todos sus esfuerzos, incluso a través de los diferentes ámbitos de diálogo regionales e internacionales, para contribuir a encontrar una solución pacífica, mediante la negociación entre las partes», concluye el escrito.

Guaidó, reconocido como mandatario por medio centenar de países, declaró este martes que las fuerzas militares «dieron el paso» al apoyarlo a él y su plan para expulsar del poder a Maduro, a quien considera un mandatario ilegítimo y usurpador.

El autoproclamado presidente sostuvo que «la familia militar de una vez dio el paso» para unirse a él y conseguir «el cese definitivo de la usurpación» que considera que Maduro hace del Gobierno.

Las fuerzas de seguridad de Venezuela, que son leales al Gobierno de Maduro, han lanzado este martes bombas lacrimógenas contra el también presidente del Parlamento Guaidó, que está acompañado por militares en levantamiento contra el régimen.

El opositor al Gobierno chavista cuenta con el apoyo de Leopoldo López, líder del partido Voluntad Popular y quien fue liberado este martes pese a que sobre él pesa una sentencia de casi 14 años de prisión.

El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, informó que el Gobierno de Maduro está «enfrentando y desactivando» un plan golpista, mientras que el titular de Defensa, Vladimir Padrino, dijo que los cuarteles del país están funcionando con «normalidad» y rechazó el pronunciamiento «golpista» de Guaidó.

Fuente