MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La Unión Sindical Obrera (USO) teme que la nueva prórroga de los ERTE deje fuera de su paraguas a más de medio millón de personas trabajadoras afectadas por expedientes directamente relacionados con la crisis originada por la pandemia del covid-19.

Por ello, USO ha registrado una petición a los ministerios implicados en la negociación, Trabajo y Economía Social, e Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, para que no marginen a los trabajadores en función del sector al que pertenece su empresa.

«Nos preocupa profundamente que comience a trascender que hay una serie de sectores que el Gobierno considera más dañados por la crisis del covid-19 y otros no. Algo así como comenzar a establecer trabajadores de primera y de segunda clase en cuanto a medidas de protección», advierte la secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO, Sara García.

Con respecto a la posible clasificación por sectores, el sindicato la tilda de «arbitraria» y critica «semejante marginación» para sectores que han sufrido «terriblemente», si finalmente se establece que hoteles, agencias de viaje, aviación y teatro tengan cobertura y queden fuera de la misma los sectores de comercio y hostelería.

En este sentido, avisa de que el resultado es «alarmante», puesto que 190.000 seguirían contando con prestación especial, mientras que 500.000 personas se quedarían fuera de la nueva prórroga excepcional.