Un prototipo de la vacuna contra el VIH ha llegado a la fase 3, la última fase de los ensayos, por primera vez en más de diez años, según ha informado El País. El citado medio ha indicado que el medio indica que el fármaco lo ha desarrollado Janssen y usa la misma técnica que usó en el antídoto contra la covid, es decir, «un adenovirus modificado para que transporte al interior de las células del sujeto el ADN de sus proteínas más representativas de manera que el organismo del individuo cree anticuerpos contra ellas».

El ensayo durará de 24 a 36 meses, para verificar la permanencia e intensidad de la protección de la vacuna, que en realidad son dos: una codificada con tres proteínas y otra con cuatro, que por tener esta mezcla se llaman mosaico. El VIH no es una enfermedad mortal, sino una afección crónica controlada por un tratamiento de por vida que mantiene el virus bajo control.

José Moltó, de la Fundación de la Lucha contra el Sida, es uno de los médicos que va a participar en el ensayo y ya ha empezado a reclutar voluntarios, incluido España, para probar la vacuna contra el VIH.

Según Moltó, la tardanza en conseguir esta vacuna se debe a que el VIH tiene una “tremenda variabilidad”. “Al estar presionado por las células del sistema inmune cambia de apariencia externa y escapa”. «Lo que hace este medicamento es que se dirige a distintas variantes de las proteínas gag, pol y env del virus, lo que le hace más difícil que evada la acción de los anticuerpos creados», palabras recogidas por El País.

El Plan Nacional del Sida calcula que el año pasado hubo más de 2.600 nuevos infectados, una cifra inferior si la comparamos con los 3.000 o 3.500 de hace una década. En España 150.000 personas están afectadas por el VIH, según la última estimación del Grupo Español para el Estudio del Sida (Gesida), una cantidad que va ligeramente en aumento cada año.

Para el estudio se buscan hombres de entre 18 y 60 años que mantengan relaciones sexuales bien con otros hombres o  bien con personas que pertenezcan al colectivo transexual, ya que es el grupo poblacional donde la incidencia es mayor. En Sudáfrica, en cambio, se va a probar con 1.500 mujeres, ya que ahí la transmisión es mayoritariamente por sexo heterosexual.

Además, no deben tener el VIH ni estar tomando profilaxis preexposición (PrEP) o plantearse hacerlo próximamente, y deben tener disponibilidad para participar en el estudio durante hasta 30 meses.

Una vacuna contra el VIH llega a la última fase de ensayos tras 10 años de investigación
Una vacuna contra el VIH llega a la última fase de ensayos tras 10 años de investigación

Los interesados pueden apuntarse a través de un formulario en la web, tras lo que el personal de la fundación contactará con ellos para informarles de las características del estudio.

Actualmente, el tratamiento consistente en tomar una pastilla al día hace que el virus esté controlado y que la persona infectada no pueda transmitirlo a otra. La ONU calcula que hay unos 38 millones de personas que viven con el virus, de los que 26 millones reciben tratamientos, mientras que 12 millones no tienen acceso a ellos.

La vacuna contra el VIH si se consigue que funcione con uno o dos pinchazos para toda la vida o cada cinco años, “será más cómoda y más aplicable a la población de los países pobres”

El presidente de la Coordinadora Estatal de VIH y sida (Cesida), Ramón Espacio, cree que “todo dependerá de la eficacia y el régimen” de la vacuna contra el VIH y considera que si se consigue que funcione con uno o dos pinchazos para toda la vida o cada cinco años, “será más cómoda y más aplicable a la población de los países pobres”.

Por su parte, Antonio Fernández, investigador de la farmacéutica, ha explicado que ambas vacunas han superado los estudios de seguridad y que en la fase final se conocerá si funciona en condiciones reales, esto será entre 24 y 36 meses de espera.

Y añade que: “Se puede conseguir un coste por debajo del de los tratamientos y puede ser más fácil de administrar que confiar en que personas en lugares donde falta hasta el agua potable se tomen una pastilla diaria”.