La compañía minera Vale rebatió este martes las acusaciones de la Fiscalía y subrayó que la presa que colapsó en enero en Brasil, dejando 165 muertos y 155 desaparecidos, se encontraba “estable”, “con su nivel de seguridad por encima de lo recomendado por la legislación”.

El Ministerio Público sostiene, con base a diversos documentos, que el gigante minero Vale tenía conocimiento desde octubre de 2018 del riesgo de colapso de la represa que se derrumbó cerca de la ciudad de Brumadinho, lo que fue negado por directivos de la mayor productora de hierro del mundo.

“Teníamos laudos de estabilidad que indicaban claramente que había riesgo inminente en la presa, que la presa estaba estable. No hubo ningún síntoma de problemas y no hubo subida de nivel”, afirmó en una rueda de prensa en Río de Janeiro el gerente ejecutivo de Planificación y Desarrollo de Ferrosos y Carbón, Lúcio Cavalli.

La compañía también subrayó que los 46 equipos instalados para medir la presión del agua habían mostrado la “salud” de la presa 1 situada en la mina de Brumadinho, la cual se rompió el pasado 25 de enero provocando un alud de lodo y residuos minerales que sepultó todo lo que encontró a su paso.

De acuerdo con Vale, los equipos para medir la presión, cuatro de los cuales presentaron anomalías que fueron corregidas, habían mostrado que el nivel del agua de esta presa había caído, lo que, según explicó, fue registrado en un informe de la empresa alemana Tüv Süd.

Tras la tragedia, dos ingenieros de Tüv Süd, así como tres trabajadores de Vale fueron detenidos bajo la sospecha de haber certificado, al parecer de manera fraudulenta, la seguridad de la represa de Brumadinho, si bien la semana pasada todos fueron puestos en libertad tras declarar ante la Justicia.

Cavalli subrayó que el citado “informe certificó que la presa I se encontraba estable, con su factor de seguridad encima de lo recomendado por la legislación”.

No obstante, según un auto judicial de una de las acciones que tramitan contra Vale, el Ministerio Público presentó “documentos que demuestran que, en octubre de 2018”, la empresa sabía que diez represas, de un total de 57 analizadas, estaban en riesgo, entre ellas la de Brumadinho.

El desastre en Brumadinho se produjo tan solo tres años después de otro parecido ocurrido en Mariana, municipio que también se encuentra en el estado de Minas Gerais y donde la rotura de varios diques de la minera Samarco, controlada por Vale y BHP Billiton, causó 19 muertos y una tragedia medioambiental sin precedentes.

Deja un comentario