Eldiario.es


La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha apostado por trabajar por una inmigración «legal, ordenada y segura» para que «nadie se tenga que jugar la vida cruzando el Mediterráneo».

Magdalena Valerio ha hecho estas declaraciones durante la inauguración este miércoles en Valencia, junto al president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, del décimo tercer Congreso Español de Sociología.

Respecto al fenómeno migratorio, ha destacado que es «tan antiguo como la historia de la humanidad y se seguirá produciendo por más muros que se levanten o por mucho que se alimente el discurso del odio contra las personas que van de un país a otro en busca de un presente y un futuro mejor».

«Se habla mucho del efecto llamada, aunque me gusta más llamarle ‘efecto huida’ y es consustancial que las personas quieran huir la miseria, las enfermedades no bien atendidas, las guerras o las persecuciones por cualquier causa», ha afirmado Valerio, quien ha agregado que, por eso, es necesario «trabajar en los países de origen para que mejoren las condiciones de vida».

También hay que trabajar en una inmigración «legal, ordenada y segura para que nadie se tenga que jugar la vida cruzando el Mediterráneo» para llegar a otros países en los que «debemos dar esa ayuda humanitaria».

La ministra ha destacado que el nivel de desarrollo de un país «se mide también por el grado de cultura científica que existe, solo cuando la ciencia se incorpora a nuestro día a día es cuando se valora el aporte que hace a nuestra vida», ha destacado.

También ha considerado fundamental la formación permanente y la capacitación de los trabajadores, algo para lo que, ha dicho, es necesaria una coordinación entre la formación reglada y la formación para el empleo.

Ha indicado que se produce la «paradoja» de que hay cerca de tres millones de personas desempleadas pero hay puestos de trabajo que no se pueden cubrir porque «no podemos cuadrar la oferta con la demanda y no podemos permitirlo».

Ha puesto como ejemplo que en España no se pueden cubrir cada año más de 80.000 puestos de trabajo digitales «porque no tenemos personas preparada para desempeñar esas tareas» y, por ello, desde el Ministerio se está haciendo un esfuerzo para que las personas «no se queden rezagada con el cambio tecnológico».

Ver en Eldiario.es