El candidato a la Alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, ha enviado este sábado una carta a los líderes de PSOE, PP y Ciudadanos en la que les pide «un gran pacto que garantice la gobernabilidad de los partidos constitucionalistas, sin condicionamientos de formaciones políticas ajenas al orden constitucional». Afirma que de lo contrario, tras las elecciones generales del 28 de abril se producirá «una crisis constitucional o una legislatura agitada».

La carta de Valls le distancia del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha impuesto un veto a pactar con el PSOE después de las elecciones generales. «Ni un solo voto a Ciudadanos va a servir para que Pedro Sánchez siga como presidente del Gobierno», anunció hace unas semanas el secretario de Organización del partido, José Manuel Villegas.

En la misiva dirigida a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, Valls afirma que «si las fuerzas políticas constitucionalistas anteponen lo mucho que les une a sus diferencias programáticas concretas; si apuestan por una política de Estado abandonando el cortoplacismo, el país en su conjunto dará un gran paso».

Valls hace ese llamamiento porque afirma que tras las elecciones podría darse «una crisis constitucional o una legislatura agitada y estéril», lo que es un «terreno peor abonado para que crezcan los desencantados con el sistema democrático». El destino de Europa, según Valls, «depende de la predisposición a sumar del centro derecha, la socialdemocracia, los liberales y los ecologistas».

El candidato de la plataforma VallsBCN2019 termina su carta asegurando que lo que suceda en las elecciones municipales de la capital catalana tendrá una trascendencia social y política para España y Europa: «Hemos de evitar que Barcelona sea la palanca del independentismo, que ya ha anunciado y trazado alianzas con el populismo de Ada Colau».