El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, se reúne este lunes en Dublín con el negociador jefe de la Unión Europea (UE) para el «brexit», Michel Barnier, antes de la cumbre europea en la que el bloque estudiará conceder a Londres una prórroga a la ruptura.

Los 27 países que permanecerán en el club comunitario tras este divorcio abordarán el miércoles la posibilidad de demorar este proceso más allá de la fecha prevista del 12 de abril, una decisión que debe ser unánime.

La primera ministra británica, Theresa May, ha pedido una prórroga hasta el 30 de junio, aunque algunos socios, entre ellos Irlanda, prefieren una extensión de hasta un año.

Varadkar ha indicado que una demora breve podría crear «más indecisión e incertidumbre», mientras que la flexibilidad en los tiempos permitiría a la «premier» conservadora negociar con la oposición laborista un acuerdo que tenga el apoyo del Parlamento.

El líder democristiano irlandés también ha considerado «extremadamente improbable» que alguno de los países miembros rechace la solicitud de Londres, aunque ha precisado que el Ejecutivo británico debe presentar un plan de actuación detallado.

Asimismo, Varadkar ha advertido de que el acuerdo de salida que May pactó con Bruselas el pasado noviembre no puede ser modificado, pues incluye el llamado «backstop», la salvaguarda pensada para mantener abierta la frontera entre las dos Irlandas, clave para sus economías y el proceso de paz.

La visita de Barnier a Dublín es vista como un nuevo gesto de apoyo de la UE hacia la posición del Gobierno irlandés, después de los contactos mantenidos la pasada semana con el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel.

DEJA UNA RESPUESTA