El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, pidió este lunes a los diputados que «respeten» su facultad para designar a los miembros de la directiva del Canal de Panamá y les instó a dejar a un lado sus intereses políticos y ratificar a los funcionarios que ha propuesto para la vía interoceánica.

«Si ellos (los funcionarios designados por el Ejecutivo) tienen un tema penal o un tema que les impida hacer el trabajo, perfecto que los rechacen (los diputados), pero que no los rechacen por temas políticos», dijo el gobernante en declaraciones a los medios.

Varela designó el pasado febrero para integrar la junta directiva del canal a la vicepresidenta y canciller, Isabel de Saint Malo; el ministro de la Presidencia, Jorge González; y el embajador en Estados Unidos, Emanuel González Revilla.

Los nombramientos, que tienen que tener el beneplácito del Parlamento para tomar posesión, han despertado críticas en parte de la oposición, principalmente en el Partido Revolucionario Democrático (PRD, socialdemócrata), para quien el Ejecutivo está tratando de «politizar» el canal.

El PRD ha denunciado además que los nombramientos son extemporáneos porque el Gobierno dejará el poder en los próximos meses. Panamá celebrará elecciones el próximo 5 de mayo y renovará todos sus cargos de elección popular, entre ellos los de presidente, vicepresidente y diputados.

El ministro González fue ratificado la semana pasada por el Parlamento, de mayoría opositora, pero De Saint Malo y Revilla aún tienen que someterse al escrutinio de los diputados.

«Debemos respetarnos los unos a los otros, yo hice mis designaciones y si no le gustaron a algunos, ese es mi derecho y responsabilidad», apuntó Varela.

La vía interoceánica, por la que pasa el 6 % del comercio mundial, está gestionada de manera autónoma por un administrador y una junta directiva de once miembros, que son designados en su mayoría por el Ejecutivo y que deben cumplir mandatos de nueve años.

Los tres funcionarios fueron nominados para sustituir a dos directivos canaleros cuyos mandatos culminan en el primer trimestre del año (Nicolás Corcione y Henri Mizrachi) y a otro ejecutivo que renunció hace unos meses para participar como candidato presidencial en las elecciones generales del próximo 5 de mayo, Marco Ameglio.

Entre las funciones que tiene la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) está nombrar o remover al administrador y fijar las políticas para el funcionamiento y modernización de la vía acuática, según las leyes panameñas.

El canal es una de las empresas más sólidas e importantes de Panamá. El año pasado tuvo unos ingresos de más de 3.100 millones de dólares, en su gran mayoría correspondientes al pago de peajes, y entregó al fisco panameño la cifra récord de 1.703 millones de dólares.

Los dos mayores clientes de la ruta acuática, que conecta más de 1.700 puertos en 160 países, son Estados Unidos y China y el transporte de contenedores es su principal negocio.