El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, exhortó este miércoles a delegados de agencias de seguridad de Europa y Latinoamérica a concretar una organización táctica y especializada para seguir a los grupos que contaminan contenedores con droga, a fin de desarticular esas redes criminales.

El mandatario, quien dio apertura a la Conferencia Regional contra las Redes del Narcotráfico, expuso que esta modalidad ilegal ha sido usada por las organizaciones delictivas aprovechando que hay un mayor dinamismo en el comercio mundial por la globalización.

“Vivimos en momentos difíciles porque la red de narcotráfico se vale de tecnología y financiamiento ilícito para tentar contra la seguridad de países y estabilidad regional. Estos peligros comunes obliga a organizarnos y a optar por estrategias multilaterales para hacerle frente al crimen internacional”, mencionó Varela.

“Guardo preocupación que con la contaminación de contenedores a Europa se estén creando organizaciones, y es que la rentabilidad de la droga, la cantidad de puertos, la política de fronteras abiertas y la posibilidad de blanquear capitales en la Unión Europea (UE), se refleja el riesgo para nuestros países”, dijo.

Indicó que la variante de introducir sustancias ilegales en los contenedores que van a Europa no depende de intermediarios, tal como ocurre con las redes de Colombia que usan los cárteles de la droga de México para hacer llegar la mercancía hasta Estados Unidos.

El presidente puntualizó que Panamá al ser una pieza del corredor del narcotráfico, los criminales usan los puertos de la provincia de Colón, en el Atlántico, uno de los principales sitios que embarcan mercancía hacia Europa, y que en los últimos meses las autoridades de seguridad han realizado importantes decomisos.

“Hago un llamado para desarrollar la cooperación, queremos sacar la alarma de Latinoamérica y llevarla a la UE para concienciar, pero sin duda el reto será tener una organización táctica y especializada para seguir a los grupos que contaminan contenedores que llegan a Europa”, alentó el mandatario panameño.

De acuerdo con un informe de la ONU, Bélgica fue en 2017 el primer país europeo de destino de tráfico ilegal de drogas por vía marítima desde América Latina y el Caribe, según el volumen de incautaciones en países exportadores como Ecuador, Brasil o Panamá.

En ese año las unidades de control portuario, que trabajan en el Programa de Control de Contenedores (CCP) de la ONU, se incautaron de 45,5 toneladas de cocaína en América Latina y el Caribe, de las cuales 32 tenían como destino la UE y, más concretamente, 22 en el puerto belga de Amberes (norte).

Se estima que un kilo de droga aumenta su valor de 5.000 a 90.000 dólares si se transporta en contenedores “contaminados”.

La Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) ha considerado que a nivel mundial el movimiento de carga marítima anualmente oscila en unos 600 millones de contenedores, de los que únicamente el 2 por ciento es sometido a controles y verificación cuando llegan a destino.

En el evento la directora de operaciones de UNODC, Miwa Kato, expresó que el flagelo del narcotráfico se incrementó en los últimos años, y que ahora es tiempo que los países realicen esfuerzos para reducir ese impacto.

Precisó que es necesario crear enlaces de comunicaciones para pelear contra las redes del crimen en la región, dado que estos últimos se aprovechan de utilizar personas sin distinción de cultura e idioma.

“La región de Latinoamérica al ser puente de las organizaciones criminales afectan a familias y comunidades, y esto provoca grandes daños a las futuras generaciones”, señaló la ejecutiva de UNODC.

A la reunión, que se realiza solo por hoy, asisten delegados de seguridad de 15 países, así como directores de organismos policiales y antinarcóticos de Latinoamérica y Europa, quienes debatirán sobre el crimen trasnacional en el hemisferio occidental, la situación de las maras y las redes del narcotráfico en el Triángulo Norte; las estrategias regionales-internacionales y crimen marítimo.

Deja un comentario