Cerca de un centenar de refugiados protestaron este jueves ante la delegación de la Comisión Europea en Atenas contra la decisión del Gobierno griego de expulsarlos de los alojamientos temporales una vez cumplido el periodo máximo de estancia permitida.

Los afectados son 204 refugiados reconocidos antes del 31 de julio de 2017 que llevan ya alrededor de 20 meses en unos alojamientos que en teoría eran para medio año.

Portavoces del Movimiento de Refugiados por los Derechos y la Justicia, convocante de la protesta, denunciaron que la orden de abandonar las viviendas ha llegado sin aviso con antelación y dejará a los afectados literalmente «en la calle».

Según este movimiento, que se ha creado expresamente para defender a los afectados, el problema afectará no solo a los refugiados sino también al Gobierno y a los ciudadanos griegos.

Un portavoz del Ministerio de Migración recalcó este miércoles a Efe que el colectivo de personas afectadas continuará recibiendo la ayuda de 150 euros mensuales durante tres meses más.

Además podrán acogerse a las ayudas sociales del Estado griego, a pesar de que en principio la legislación solo las prevé para personas que llevan al menos cinco años en el país o tienen una residencia fija.

Fuentes de ACNUR cuestionaron, sin embargo, este miércoles que los refugiados puedan contar con ayudas económicas a tan corto plazo.

El portavoz ministerial añadió que a partir de mayo estas personas podrán participar también en un programa del Ministerio de Trabajo que ofrecerá durante ocho meses ayudas económicas y formación profesional.

Formalmente, los refugiados tienen derecho a disfrutar del programa que les permite tener alojamiento y ayuda financiera durante seis meses después de obtener el estatus, aunque hasta ahora este período se había ido extendiendo.

La decisión de finalizar el «período de gracia» se debe, entre otros motivos, a que estas plazas están pensadas para solicitantes de asilo, especialmente aquellos vulnerables que se encuentran en las islas, y no para personas a las que se les ha reconocido el estatus de asilado.

Además, según explicó el secretario general de Migración, Miltiadis Klapas, al haber superado estas personas el periodo máximo de estancia, se ha creado un problema de «financiación» por parte de la Comisión Europea.

Actualmente hay más de 60.000 migrantes y refugiados en Grecia, de los cuales unos 6.000 ya han recibido asilo.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario