Decenas de miles de personas se manifestaron en Varsovia, la extensa capital polaca, para presionar una semana después del fallo del Tribunal Constitucional para limitar y coartar el aborto.

Tres grandes marchas recorrieron la ciudad uniéndose en el centro: una partía de la plaza del Castillo en la ciudad vieja, otra de cerca de la oficina del Primer Ministro y la tercera desde la sede del partido en el gobierno, Ley y Justicia (PiS por sus siglas polacas). Las tres confluyeron cerca del Palacio de la Cultura, el edificio regalo de Stalin a la ciudad tras la Segunda Guerra Mundial.

El presidente polaco, Andrzej Duda, por su parte pidió calma, ya que considera que aún se puede modificar este fallo del Tribunal, convirtiéndolo en un proyecto «compatible con los principios de la Constitución de la República de Polonia». Matizó que eso sería posible mediante un proyecto que lo haría posible «de manera compatible con los principios de la Constitución de la República de Polonia».

Por su parte el primer ministro, Mateusz Morawiecki, aseguró en conferencia de prensa que la propuesta de Duda ayudará a calmar los ánimos en la sociedad polaca ya que «resuelve de manera práctica estos dilemas y dudas que se plantearon en el espacio público».

La mayor parte de los manifestantes eran mujeres, pero también había numerosa presencia masculina bajo los eslóganes «To Jest Wojna» (Esto es la Guerra), «Jebac PiS» (Joder al PiS), diferentes formas de pedir la libertad de elección en el tema del aborto y mensajes feministas.

No obstante, este mensaje no parece haber calado entre la población y no se vislumbra un posible descenso de las protestas, que siguen creciendo día a día.

Marta Lempart, una de las principales organizadoras del feminismo polaco, aseguró que el lunes volverán a cortar las principales vías de la ciudad. Además, ha prometido no dejar sin respuesta el arresto de activistas en otras ciudades, como una joven de 14 años que fue arrestada en la ciudad de Olsztyn por supuestamente organizar las manifestaciones a favor del aborto.